La Roja
CIENCIA FORENSE

EL DAÑO EMOCIONAL EN LAS VÍCTIMAS DE LOS DELITOS GRAVES

EUGENIO GARCÍA ROMERO Actualizada 08/02/2016 a las 11:05    
.  AGENCIAS

. AGENCIAS

En un proceso judicial, por regla general, quien ocupa la parte central es el activo, es decir el delincuente, siendo la o las víctimas segundas figuras. A partir de la instauración del Sistema Penal Acusatorio, los papeles protagónicos se igualan, ya que se establece la reparación del daño en la víctima a través de la Psicología Forense o Pericial, que aplicada a los tribunales es la rama de la llamada Psicología Jurídica, que aplica sus conocimientos y técnicas para ayudar a jueces y tribunales en su toma de decisiones.
Funcionamiento psicológico y la ley
El Dr. Muñoz y sus colaboradores, en el trabajo “La evaluación pericial psicológica”, señalan que el psicólogo forense es el especialista en la realización de valoraciones psicolegales, actividad técnica que consiste en poner en relación aspectos del funcionamiento psicológico con cuestiones jurídicas. Esta actividad técnica se lleva a cabo a través del proceso de evaluación pericial psicológica y es transmitida al operador jurídico demandante a través del informe psicológico forense, que se convierte en un medio probatorio más dentro del proceso judicial.
Valoración del daño
Por otro lado, E. Esbec, en su libro “El psicólogo forense en el proceso penal. Evaluación psicológica de la víctima”, nos dice que la valoración del daño psíquico se contextualiza dentro de la jurisdicción penal y es de interés jurídico, principalmente por tres aspectos, ya que facilita la calificación del hecho al Ministerio Público, así como facilita al juez el establecimiento de las indemnizaciones. Puede ser tomando en cuenta para fundamentar hechos probados.
Testimonios
De acuerdo con M. Diges, quien señala en su trabajo “Testimonio y sugestión”, la investigación proveniente de la Psicología del Testimonio insiste en lo inadecuado del uso de algunas técnicas de análisis de credibilidad, incluso para el campo para el que originalmente fueron propuestas, como lo es el abuso sexual de menores o personas con discapacidad. Acá la valoración psicolegal implica que el perito debe transformar cuestiones jurídicas a términos psicológicos. El concepto legal de daño psíquico haría alusión a todos aquellos desajustes psicológicos derivados de la exposición de la persona a una situación de victimización criminal o psicopatología traumática.
Daño psíquico y daño moral
E. Esbec, en su libro “El psicólogo forense en el proceso penal. Evaluación psicológica de la víctima”, atrás mencionado, señala que debe diferenciarse en este sentido entre el concepto de daño psíquico y daño moral. El primero haría referencia a las consecuencias psicológicas derivadas del delito, siendo un concepto con base empírica, mesurable y objetivable y, por tanto, objeto de la intervención pericial. El segundo haría referencia a todo aquel sufrimiento de la persona derivado del perjuicio a bienes inmateriales, como el honor o la libertad, siendo un concepto impreciso, no científico y sin posibilidad de cuantificación empírica y, por tanto, objeto de valoración por el juez y no por el perito.
Terminología jurídica
Echeburúa y otros investigadores, en “Evaluación del daño psicológico en las víctimas de delitos violentos”, consideran que el daño psíquico puede adoptar dos formas en terminología jurídica: por un lado como lesión psíquica, que hace referencia a una alteración clínicamente significativa que afecta en mayor o menor grado la adaptación de la persona a los distintos ámbitos de su vida personal, social, familiar o laboral, y por otro, la secuela psíquica, que se refiere a la estabilización y consolidación de esos desajustes.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.