Local
Ingeniería Humana

Galopando con la tetraplejia

El caballo es un aliado y amigo del hombre, que ha sido desde un medio de transporte, hasta su terapia para la rehabilitación

Eugenio García Romero 31/08/2014 a las 06:00    
.  ESPECIAL

. ESPECIAL


Como un buen admirador de la naturaleza, me declaro amante de los caballos, aunque, y acá viene el pero, como todo organismo del reino animal domesticado, conserva en su genoma toda la información correspondiente a su estado natural, es decir, en un momento podría tener alguna expresión conductual de un caballo salvaje.
El caballo como un buen amigo
Ya son varios milenios en los que el caballo ha sido un aliado y amigo del hombre, por su fuerza, inteligencia y velocidad, le ha acompañado en el devenir histórico como un valioso medio de transporte, en los trabajos agrícolas y en la guerra, en ésta última, se tienen registros en que, los caballos fueron sacrificados para servir de alimento para las tropas, inclusive Napoleón, en su pretendida invasión a Rusia, se vio derrotado por el frío extremo de aquellos parajes, y fue tanto la carne de los caballos, como su orina, lo que mantuvo con vida a muchos de sus soldados.
Equinoterapia
De acuerdo con El Centro de Equinoterapia México-Alemania, A. C. (CEMAAC), la Equinoterapia, también conocida como Hipoterapia, es un método terapéutico que utiliza al caballo, las técnicas de equitación y las prácticas ecuestres desde una perspectiva interdisciplinaria en las áreas de equitación, salud y educación, buscando la rehabilitación, integración y desarrollo físico, psíquico y social de personas con capacidades diferentes.
Antecedentes históricos de la Equinoterapia
Datos proporcionados por la CEMAAC, nos dan el registro histórico del aprovechamiento de la Equinoterapia: En el año 460 a.C. Hipócrates reconoce los beneficios terapéuticos de los caballos. En 199 a.C. Galeno recomendaba la equitación a Marco Aurelio con fines terapéuticos. Para 1734 d.C. Charles Castel y Samuel Quelmalz investigan el efecto de los movimientos tridimensionales del dorso del caballo. En 1747 d.C. se inventa en Leipzig, Alemania, una máquina ecuestre que simula los efectos de la cabalgata. En el año 1782 d.C. se introducen a la rehabilitación de cirugías a través de los beneficios brindados por el movimiento del caballo. En 1875 d.C. se llevan a cabo las primeras investigaciones para demostrar el valor terapéutico de la equitación por Joseph Tissot. Más recientemente, en 1901 d.C. en Inglaterra, en el Hospital Ortopédico Owestry, se comienza a utilizar la Equinoterapia dentro del contexto hospitalario.
En 1960 d.C. se extiende por Europa la Equinoterapia clásica, basada en el modelo alemán.
Caídas desde un caballo
Desde luego que si nos montamos sobre un caballo, burro, mula, camello, llama, o cualquier animal, tendremos que acompasarnos a los movimientos naturales de nuestra montura, ya que los movimientos de ésta se transmitirán directamente hacia nuestro cuerpo. No importan las destrezas, experiencias de un experto en cabalgata a caballo, cualquier descuido, cambio de ritmo, o exceso de confianza, muy probablemente traerá como consecuencia una caída, la cual podrá ir desde simples raspones en nuestro cuerpo y dignidad, hasta la muerte, pasando por problemas como la tetraplejia.
Aprender a caerse de un caballo
Desde el momento de montar a caballo es de vital importancia saber cómo hacerlo, cómo debe colocarse el cuerpo y, por supuesto, cómo enfrentarse a los problemas que puedan surgir. Muchas personas sufren caídas tontas que les pueden ocasionar consecuencias serias, por lo tanto saber cómo caer de un caballo es una de las primeras cosas que hay que aprender antes de montar. Es común que las caídas se den porque se encontraba mal ensillado, la montura se mueve a uno de los lados y se lleva consigo al jinete. Acá una de las precauciones fundamentales antes de montar, es corroborar que la montura se halle en su sitio, bien firme, y al igual que las riendas, pasadores y estribos. Ojo, mucho ojo: nunca se monte a un caballo que tenga un carácter fuerte si no se tienen conocimientos de equitación, pues las caídas a consecuencia de un desboque, suelen ser las más peligrosas, incluso para jinetes experimentados; es difícil calcular cómo caer cuando se va a altas velocidades.
Qué debo hacer
La CEMAAC hace las siguientes recomendaciones: A) Para prevenir una lesión por caer de un caballo es importante, sobre todo, tener en cuenta de qué lado caeremos, y es necesario que nos adelantemos y escojamos caer de costado, si lo hacemos hacia adelante, el caballo nos arrollará, y si lo hacemos hacia atrás puede que recibamos una coz que nos obligue a ir de urgencia al hospital. B) Además, al caer de un caballo debemos intentar hacerlo de pie y utilizar las manos sólo en caso de suma urgencia, para evitar golpearnos la cabeza. Aunque llevemos casco, es de vital importancia que intentemos proteger nuestra cabeza, recuérdese que es preferible quebrarse un brazo a tener un accidente cráneo encefálico. C) El jinete debe tener confianza en sí mismo y no dudar, sus movimientos deben ser seguros y sus indicaciones directas, a fin de no confundir al animal. Además hay que colocar las piernas firmes, apretando con las rodillas, el vientre y utilizando los estribos de apoyo y siempre acompañando el ritmo del caballo, a fin de no salir desprendido. D) Si se comprende que la caída es inminente, la mejor forma para caer de un caballo es dejando que el cuerpo se deslice hacia un costado y permitir que el mismo peso de la gravedad nos ayude a llegar al piso. Así se consigue que el golpe al caer no sea tan severo, evitándonos, por ende, consecuencias de tamaño nefasto.
Tetraplejia por caídas desde un caballo
Por muchos es conocido el fatídico caso del actor Christopher Reeve, quien personificó en la pantalla grande a Superman. El actor, en mayo de 1995, quedó tetrapléjico cuando tuvo un accidente montando a caballo. Desde entonces, lideró alrededor de todo el mundo una campaña en defensa de nuevas formas de investigación científica en busca de soluciones para esta enfermedad. El popular intérprete de Superman se partió las dos primeras vértebras cervicales al caer de cabeza cuando intentaba saltar un obstáculo con su caballo “Buck”, en una competición en la localidad de Culpeper (Virginia). En una delicada intervención quirúrgica que le practicaron en un hospital de Virginia, los médicos lograron prácticamente volver a unir su cabeza al cuerpo. A causa de la lesión en la médula espinal, Reeve perdió toda movilidad corporal, aunque su cerebro no resultó afectado. Tres años después, había logrado recuperar cierta movilidad en la cabeza.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.