Local

Visten imagen con el Pectoral del 7° Obispo

Actualizada 01/11/2014 a las 09:37    
El pectoral fue entregado por el Obispo Emérito de Querétaro,  Mario de Gasperín.  FRANCISCO IBARRA

El pectoral fue entregado por el Obispo Emérito de Querétaro, Mario de Gasperín. FRANCISCO IBARRA

En una emotiva ceremonia en la Iglesia Catedral, el Obispo Emérito de Querétaro, Monseñor Mario De Gasperín, le entregó a la Virgen de los Dolores de Soriano el Pectoral que durante años llevó el séptimo Obispo de esta Diócesis, Alfonso Toriz Cobián.
En presencia del Obispo Faustino Armendáriz Jiménez, en punto de las 16:15 horas Monseñor De Gasperín le entregó el Pectoral al rector de la Basílica de Soriano, Monseñor Rogelio Cano López, y él, junto con la religiosa Marilú Loida, de la Orden de las Vírgenes Consagradas de Querétaro, se lo impusieron a la imagen, que estaba en su nicho de cristal.
La prenda entregada tiene reliquias de la Santa Cruz y de la propia Virgen de los Dolores, según narró el rector de la Catedral, Canónigo J. Guadalupe Martínez Osornio.
La entrega del Pectoral fue atestiguada también por seminaristas y sacerdotes, así como miembros de diversos movimientos laicales de la Diócesis de Querétaro.
Enseguida, la imagen fue colocada en andas que llevaron en procesión varios hombres desde el Altar Mayor del templo Catedral hasta el Seminario Diocesano de Querétaro.
Luego, varias mujeres religiosas cogieron el manto de la Virgen de los Dolores, que salió de Catedral en medio de cantos, un repique de campanas y el fervor de los miles que llegaron minutos antes a las afueras del templo para participar en la procesión.
La explanada del templo Catedral tenía un piso de aserrín de colores rojo, anaranjado y morado, y la leyenda “Ruega por nosotros, Dolorosa Madre”.
Al salir del templo se cantó el primero de los siete dolores, los demás fueron cantados a lo largo del trayecto, que comenzó a los pies de la misma Iglesia, siguió por la Calle Madero, enfiló por la de Ezequiel Montes Sur hasta tomar Avenida Ignacio Zaragoza, Paseo de los Arcos y luego tomó la entrada principal a la delegación municipal Hércules, hasta llegar al Seminario.
En la procesión, la Virgen de los Dolores de Soriano fue precedida de un grupo de danzantes, detrás de los cuales iban seminaristas, después varias monjas, luego una banda de música, en seguida una enorme bandera con el escudo de la Diócesis y las palabras “De Optimo Máximo”, que traducidas al español quieren decir al “Dios Bueno y Grande”.
Después iban los grupos laicales y cerraba la peregrinación un grupo de jovencitos.
En la retaguardia, varias patrullas de Policía y un camión municipal con varios empleados del Servicio de Limpia, quienes fueron dejando las calles tan limpias como antes de que pasara la procesión.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.