Local
INGENIERÍA HUMANA

¿Pedofilia Legalizada?

La nueva Ley de Juventud en Guanajuato establece que un niño de 12 años puede ejercer sus derechos sexuales

EUGENIO GARCÍA ROMERO Actualizada 27/12/2014 a las 08:48    
Etiquetas
.  ESPECIAL

. ESPECIAL

A través de la historia de la humanidad, hemos adquirido conocimientos sin precedentes sobre el mundo físico, biológico, psicológico, sociológico. La ciencia ha hecho reinar, cada vez más, a los métodos de verificación empírica y lógica. Mitos y tinieblas parecen ser rechazados a los bajos fondos del espíritu por las luces de la razón. Y, sin embargo, el error, la ignorancia y ceguera progresan por todas partes, al mismo tiempo que nuestros conocimientos. A tal grado que la ignorancia puede llegar tomar tintes grotescos, como es el caso en que en un supuesto afán por beneficiar a la niñez se trata de legalizar la sexualidad de los niños y adolescentes.

Pero, ¿sabemos qué es un niño?
Para empezar, el desarrollo motriz: Todas las funciones orgánicas en el ser humano tienen períodos de maduración, optimización, mantenimiento y finalmente de declinación. El desarrollo motor en la infancia y niñez está relacionado con la maduración neuromuscular, el rápido crecimiento del sistema nervioso y diversos aspectos psicosociales. Una vez que los patrones básicos de movimiento están establecidos, el aprendizaje y la práctica son factores que influyen significativamente sobre la competencia motora, además de las características de crecimiento y maduración del niño. Los beneficios de la actividad física a lo largo de la vida son indiscutibles tanto en el plano físico, como en el psicológico, social y moral, además, la participación de los niños y los adolescentes en actividades físicas escolares y extraescolares determinan y afectan su desarrollo motor y cognitivo, según se ha demostrado en multitud de estudios desarrollados dentro de contextos específicos y con diferentes grupos de población.

Desarrollo Psicosocial

Se inicia con la combinación del crecimiento rápido del cuerpo y de la madurez psicosexual, que despierta intereses por la sexualidad y formación de la identidad sexual. La integración psicosexual y psicosocial de esta etapa tiene la función de la formación de la identidad personal en los siguientes aspectos: a) Identidad psicosexual por el ejercicio del sentimiento de confianza y lealtad con quien pueda compartir amor, como compañeros de vida; b) la identificación ideológica por la asunción de un conjunto de valores, que son expresados en un sistema ideológico o en un sistema político; c) la identidad psicosocial por la inserción en movimientos o asociaciones de tipo social; d) la identidad profesional por la selección de una profesión en la cual poder dedicar sus energías y capacidades de trabajo y crecer profesionalmente; e) la identidad cultural y religiosa en la que se consolida su experiencia cultural y religiosa, además de fortalecer el sentido espiritual de la vida.
Identidad con grupos de iguales
La fuerza distónica es la confusión de identidad, de roles, la inseguridad y la incertidumbre en la formación de la identidad. La relación social significativa es la formación de grupo de iguales, por el cual, el adolescente busca la sintonía e identificación afectiva, cognitiva y comportamental con aquellos con los cuales puede establecer relaciones autodefinitorias; superar la confusión de roles; establecer relaciones de confianza, estabilidad y fidelidad; consolidar las formas ideológicas o las doctrinas totalitarias y enfrentar la realidad de la industrialización y globalización.
Inmadurez psicológica
El inicio de la adolescencia coincide con el comienzo de la maduración sexual y la toma de conciencia de la propia sexualidad. En esta etapa, las variaciones físicas que desencadenan los cambios hormonales, acentuando los caracteres de uno y otro sexo, determinan a su vez, en consonancia con otros factores, la conducta sexual de las adolescentes. Es en sí la adolescencia un período extremadamente difícil, demarcado por la inmadurez psicológica del adolescente al expresar conductas de rebeldía en los diversos ambientes sociales.

Maduración cerebral y desarrollo cognitivo

La maduración cerebral se correlaciona con muchos de los cambios cognoscitivos y de comportamiento observados durante la infancia y la adolescencia. La maduración cerebral y su asociación con el desarrollo de la preferencia manual, del lenguaje verbal y de la función ejecutiva en el niño; se relaciona íntima y directamente con el incremento de las arborizaciones dendríticas como el cambio cortical más importante asociado a la adquisición de funciones cognoscitivas complejas. Se asocia la maduración del hemisferio derecho con la conducta emocional y la maduración del hemisferio izquierdo con el lenguaje. La maduración de las áreas prefrontales se correlaciona con el desarrollo de las funciones ejecutivas. Acá se llevan a cabo delicados procesos, como la asimetría cerebral motriz desde el nacimiento y sobre la lateralización posterior de funciones visuales, auditivas y táctiles; la participación cualitativamente diferente de los hemisferios cerebrales en los procesos cognoscitivos durante las distintas etapas del desarrollo del niño.

Pedofilia

De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales y desde un punto de vista médico, la paidofilia o pedofilia es una parafilia que consiste en que la excitación o el placer sexual se obtienen, principalmente, a través de actividades o fantasías sexuales con niños de, generalmente, entre 8 y 12 años. A la persona que padece pedofilia se le denomina pedófilo, un individuo de, al menos, 16 años que se entretiene sexualmente con menores de 13 y respecto de los que mantiene una diferencia de edad de, por lo menos, cinco años, trastornando su evolución psicosocial.

Necesidades de un pedófilo

El investigador T. Ward y sus colaboradores, en su trabajo titulado “Attachmente Style and Intimacy Deficits in Sexual Offenders, Sexual Abuse”, mencionan que la casuística clínica ha evidenciado el tipo de necesidades emotivas que la práctica pedófila puede satisfacer en los afectados: a) en primer lugar, se trata de casi el único modo de alcanzar para ellos la excitación sexual; b) en segundo lugar, les permite sentirse poderosos a través del control ejercido sobre el menor, algo más complicado que si se tratase de adultos; c) en tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, les sirve para aumentar su autoestima; d) en cuarto lugar, al repetir escenas traumáticas vividas por ellos (en los casos en los que se hayan dado), el contacto pedófilo les permite superar sus propios traumas personales y tomarse una especie de revancha al situarse ahora ellos en la posición dominante; e) en quinto lugar, todo el proceso de su relación con menores consigue para el pedófilo consolar sus privaciones de competencia social o de cohibición en la relación con los adultos; se trata, pues, no solo de algo relacionado con su vida sexual sino con la propia realización como persona.

Ley General de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes

Para regular las actividades que involucren al sector infantil y juvenil en nuestro país, se han decretado leyes como lo es esta nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 4 de diciembre de 2014; en el Capítulo 1, artículo 3 señala que: Las políticas públicas deberán contribuir a la formación física, psicológica, económica, social, cultural, ambiental y cívica de niñas, niños y adolescentes. El Artículo 5: Son niñas y niños los menores de 12 años, y adolescentes las personas de entre doce años cumplidos y menos de dieciocho años de edad. Pero…
Nueva Ley de Juventud para Guanajuato.- El día 12 de diciembre del presente, el Pleno del Congreso aprobó la Ley de Juventud para el Estado de Guanajuato. La Ley enlista los derechos de los jóvenes, entre los que se encuentran: a una vida digna; a un medio ambiente sano; a la libertad; a la identidad y familia; a la autorrealización, inclusión y participación; a la salud; a la asistencia social, derechos sexuales y reproductivos.

Diputados ¿open mind? Acá lo incomprensible de esta “ley” es la propuesta, aceptación y aprobación que hicieron los 18 diputados del PAN a la sección octava de la citada ley, relativa al “Derecho a la asistencia social, derechos sexuales y reproductivos”, misma que en su artículo 16 establece que los jóvenes (de entre 12 y 29 años de edad) tendrán acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, así como a información para el ejercicio responsable de su sexualidad.

Somos o no somos

La mayor contradicción de esa ley radica en los artículos que se refieren a los llamados “derechos sexuales y reproductivos” que se otorgan a plenitud a niñas, niños y adolescentes de 12 años en adelante, los cuales “chocan” con la férrea postura que, en su momento, mostraron legisladores del PAN en el Senado y la Cámara de Diputados para evitar que tales “derechos” se incluyeran en la recién aprobada Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, promulgada el pasado 3 de diciembre por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.