Local
miércoles de ceniza

Abran su corazón a Dios: Obispo

Inicia la Cuaresma para la feligresía católica, periodo de ayunos, reflexión y caridad, dijo Monseñor Faustino Armendáriz Jiménez

19/02/2015 a las 05:30    
Al imponer la ceniza a los creyentes, el Obispo les recordaba la máxima de que “polvo somos y en polvo nos convertiremos”.  ARON COVALIU

Al imponer la ceniza a los creyentes, el Obispo les recordaba la máxima de que “polvo somos y en polvo nos convertiremos”. ARON COVALIU


Los católicos iniciaron con la toma de ceniza ayer, los 40 días de reflexión, ayunos y práctica de la caridad, como un modo de reencontrarse con Dios, siguiendo el mensaje del Papa Francisco, en el que habla de la renovación de la Iglesia, las comunidades y aun del mismo creyente.
Con motivo del Miércoles de Ceniza, el Obispo Faustino Armendáriz Jiménez dijo en una circular a los Sacerdotes y a los feligreses que la Cuaresma “es un camino de formación del corazón en la misericordia, cerrado al tentador y abierto a Dios”.
Desde temprano y hasta por ahí de las 21:00 horas de la noche, los creyentes fueron a los templos a que el Sacerdote les impusiera la ceniza, para que recuerden que polvo son y en polvo se convertirán.
Las palmas benditas utilizadas en la procesión del Domingo de Ramos el año anterior a la celebración de la Cuaresma de que se trate son quemadas y su ceniza untada en la frente de los fieles; en algunos casos se trata también de la ceniza de pequeñas imágenes de madera que por su antigüedad y por estar pudriéndose, han sido retiradas de los altares.
El comienzo de la Cuaresma estuvo a cargo de Monseñor Faustino Armendáriz Jiménez, quien a las 9:00 horas ofició una misa en el templo de Catedral y ahí impuso la ceniza a los fieles que asistieron.
Aludiendo el ayuno, el Obispo de la Diócesis de Querétaro comentó que “también podemos ayunar y hacer gestos de caridad mostrando interés por el hermano”.
En la circular número 4 que giró a los Sacerdotes y feligreses, Armendáriz Jiménez hace la precisión de que “los sufrimientos nos llaman a la conversión al recordarnos lo limitado de nuestra vida”; y entonces habla de que la Cuaresma “es un camino de formación del corazón en la misericordia, cerrado al tentador y abierto a Dios”.
El Obispo de Querétaro habló de hacer eco de las enseñanzas del Papa Francisco, en las que, apoyado en un texto del Apóstol Santiago, reflexiona sobre la indiferencia ante Dios y ante el prójimo.
El final de la Cuaresma es la Semana Santa, en la que se recuerda la Vida y Pasión de Cristo, no solo mediante actos litúrgicos, también a través de costumbres paganas.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.