Local
TRADICIÓN CATÓLICA DE ARRAIGO

Quieren que sea Patrimonio Cultural Intangible la Procesión del Silencio

El próximo año, esta expresión de la fe celebra su 50 Aniversario; impulsan también la creación de la Estatua del Penitente

Actualizada 21/03/2015 a las 10:50    
Devoción: La Procesión del Silencio es uno de los actos centrales de la Semana Mayor, y en ella participan 500 penitentes.  ARON COVALIU

Devoción: La Procesión del Silencio es uno de los actos centrales de la Semana Mayor, y en ella participan 500 penitentes. ARON COVALIU

Por su valor religioso, cultural, artístico y social durante 49 años y la participación de miles de personas, se busca nombrar a la Procesión del Silencio Patrimonio Intangible Cultural de Querétaro, propuesta que realizarán el cronista del estado, Andrés Garrido del Toral, y la Diócesis de Querétaro para conmemorar 50 años de su creación en 2016.
En entrevista para PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, el cronista de Querétaro aseguró que está tradición -que comenzó en 1966 cuando 50 varones del Templo de La Cruz decidieron unirse al dolor de María por la muerte de Cristo- representa un mensaje divino para la sociedad queretana, por ello sería muy importante blindarla como Patrimonio Cultural para que transcienda su valor y significado por muchos años más.
Oficialmente, la Procesión del Silencio se reconoce como un acto religioso y no turístico, porque nació como un evento piadoso del pueblo queretano, heredado por los españoles, para acompañar a la Virgen y a Cristo en su dolor en el camino al Calvario.
La Procesión del Silencio es muy arraigada, relató el cronista, lo que obliga a nombrarla Patrimonio Intangible Cultural de Querétaro porque es una forma de ser, la cual no se agota el Viernes Santo con el acompañamiento de Cristo y su madre en su dolor, sino que continúa todo el año cuando los penitentes, con sus actos, buscan construir una mejor sociedad.
“Yo propuse dos nombramientos, en el 2013 a la Estudiantina de la UAQ en sus 50 años, en el 2014 al Heraldo de la Navidad, vienen los dos murales de Cauduro, y aunque suene a exceso tantas declaraciones, es muy importante también nombrar a la Procesión del Silencio para que se cuide esta tradición queretana y perdure por los siglos de los siglos”, destacó el cronista.
Afirmó que el nombramiento permitirá que exista apoyo gubernamental para los Hermanos Franciscanos del Templo de la Cruz, y en consecuencia no se pierda celebración, que cumplirá 50 años el próximo año; señaló que es una forma de sentir de los queretanos más allá del catolicismo o la creencia, “es un acto de fe, piadoso y estamos necesitados de esa solidaridad que te dé la Procesión, acompañar a Cristo y a su madre en su dolor, es una solidaridad social, el ser solidario con tu hermano, con tu prójimo, con la gente”.
Aproximadamente 300 mil queretanos y turistas observan el andar de los 500 penitentes, que con cadenas y encapuchados recorren las principales calles del Centro Histórico de Querétaro para emitir un mensaje de misericordia, demostrando la unidad y solidaridad entre hermanos, afirmó el entrevistado.
A pesar de las “fuerzas oscuras” que invaden a México, tales como la delincuencia organizada, las drogas, el consumismo, el alcoholismo y la desintegración familiar, todavía existe una parte social que quiere revitalizarse porque cree en la esperanza, por lo que se refuerza más la necesidad de preservar la Procesión del Silencio, detalló.
Pese a que esta tradición aún está por debajo de la de San Luis Potosí en espectacularidad y mayor proyección turística, no pierde su verdadera esencia, que es silenciosa, anónima y no exhibicionista, porque “no se trata de causar morbo de que vayas a ver cómo sufren, sino acompañar a quienes acompañan a Cristo en su dolor”, refirió Andrés Garrido del Toral.
Los varones que participan en la Procesión realizan un retiro de tres días, que incluye preparación física y espiritual para poder caminar en penitencia portando una cruz de más de 50 kilogramos y hacerlo con cadenas atadas a sus pies para solidarizarse con Jesús; por ello, destacó el cronista, es importante que este evento religioso se mantenga en la memoria colectiva para difundir los valores familiares, así como actos de solidaridad social y espiritualidad.
“Será una Procesión con mucha oración, reflexión por los momentos que está pasando México y el mundo, llama a la paz, la tolerancia”.
Proponen Estatua del Penitente
Además del nombramiento, la historia de la Procesión del Silencio que se realiza en el Centro Histórico de Querétaro podría enraizarse a través de una Estatua del Penitente que pretende colocar la Congregación Franciscana del Templo de La Santa Cruz, en el atrio de esta iglesia durante los eventos del Año Jubilar rumbo al 50 Aniversario.
Fray Hugo Córdova refirió a PLAZA DE ARMAS que el Año Jubilar iniciará el Viernes Santo -3 de abril de 2015- con la tradicional Procesión del Silencio, por lo que a partir de esta fecha y hasta abril del 2016 se realizarán diferentes actividades religiosas y culturales.
Para los Franciscanos es muy importante realizar el Año de Jubileo con el fin de conmemorar medio siglo de Procesión, por eso se tienen programadas diferentes actividades, con la finalidad de que los laicos conozcan la historia de la manifestación religiosa.
La Estatua del Penitente será un homenaje a los miles de hombres y mujeres que se han unido en penitencia para acompañar a Cristo en su pasión, por lo que se convertirá en un especial reconocimiento a la fe queretana, señaló Fray Hugo.
“Queremos que esté en memoria de todos los queretanos esa práctica que ya es una tradición en Querétaro, así como tenemos a los concheros, que es algo muy propio del Templo, tenemos a los misioneros, por esa razón queremos tener la imagen de los penitentes”.
Para la Congregación Franciscana la ejecución de la Semana Santa en este año será muy importante, porque se abre el Año Jubilar de la Procesión del Silencio con la solemne misa que se celebrará el Viernes Santo, la cual será encabezada por el Obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz.
Fray Hugo Córdoba destacó que la Procesión es una celebración de gran reflexión, en la que se invita a las personas acompañar a Cristo en su pasión por la humanidad.
Los 500 penitentes (hombres) se internarán en el Convento de los Franciscanos a partir del Miércoles Santo, donde permanecerán tres días para realizar reflexiones sobre su actuar y salir el Sábado de Gloria después de la Misa de Resurrección.
“Es una serie de ejercicios, de piedad, de reflexión que hacen, confesiones y preparación para la procesión que es el Viernes Santo”.
La primera procesión
El Padre recordó que durante la Semana Santa de 1966 un grupo de hombres, encabezados por el Párroco de la Iglesia de Santa Ana, Padre Ernesto Espitia Ortiz, experimentaron una Procesión en la que hubo verdadero silencio, quienes fueron guiados por el fervor y entusiasmo de los vecinos del Barrio de La Cruz.
La primera Procesión tuvo verificativo en el atrio y jardín del Templo de La Santa Cruz, donde cerca de 50 hombres cargaron cruces de mezquite de más de 50 kilogramos, vistiendo una túnica gris, un capirote y cadenas en los pies descalzos, uniéndose a la pena de la Virgen María por la muerte de su hijo Jesús.
Fray Hugo Córdova mencionó que en 1968 hubo una mayor participación, el número de hombres aumentó, de tal manera que tuvieron que hacer más largo el recorrido, se fueron por las calles de Venustiano Carranza, Río de la Loza, 5 de Mayo y Felipe Luna. En esa Procesión se llevaron las imágenes del Señor del Santo Entierro, el Señor de Esquipulas y la imagen de la Santísima Virgen de los Dolores, durante el recorrido llovió mucho y se alumbraron con antorchas. Ya con esas experiencias se formó prácticamente la primera Procesión del Silencio en la Semana Santa de 1968.
Historia de vida
Participar en la Procesión del Silencio te cambia la vida y la actitud, porque es un acercamiento con Dios, aseguró Marcelino Higinio Torres Granados, quien ha sido desde hace 16 años un penitente. Abogado de profesión, participó por primera vez en 1999 gracias a la invitación de su cuñado, sin imaginarse que se convertiría en parte de su vida.
Marcelino describe que en los primeros años, cuando cargó la cruz de mezquite de más de 50 kilogramos de peso, comenzó la reflexión de una vida mejor, lejos de los vicios y el consumismo que atrapa a los hombres y mujeres débiles de fe.
“No se busca el protagonismo, sino la reflexión como tal, no cabe las palabras estar en esta Procesión, te cambia la vida, vez las cosas diferentes, te conviertes en un ser humano solidario”.
El ritual de preparación para el Viernes de Dolores comienza a las 7:00 horas en el Templo de La Santa Cruz, ahí los 500 penitentes realizan una oración antes del desayuno, posteriormente alistan el vestuario con el que saldrán en penitencia a las calles del Centro Histórico.
Marcelino Higinio porta la vestimenta del nazareno, una túnica color morado que marca el luto de Cristo; se le agrega una cadena, que significa la mortificación de Jesús rumbo al Calvario; la Cruz representa la igualdad de sufrimiento con el señor y el capirote es el anonimato de la persona para no ser protagonista, “oculta la culpa”.
Días antes de la salida de la Procesión las cruces de mezquite se mojan para que pesen más, con la finalidad de que los penitentes tengan la igualdad del sufrimiento.
“Durante todo el retiro nosotros estamos en silencio, cuando termina la misa nos deseamos felices pascuas y nos reunimos hasta el próximo año. Hay muchas cosas en especial, hermanos que se quedan, hermanos que fallecen, te deja una enseñanza tan fuerte de solidaridad que nadie te la puede quitar”.
Concluida la Procesión, los penitentes ingresan nuevamente al Templo de La Santa Cruz el sábado para encender a las 00:00 la fogata del Fuego Nuevo, que marca el inicio de las festividades de la Pascua y la preparación para el próximo año.
Procesión del Silencio 2015
De acuerdo con Marcelino Higinio, participante de la Procesión del Silencio, este año se espera la participación de 700 penitentes hombres, cerca de 300 mujeres, quienes saldrán el viernes 3 de abril del Templo de La Santa Cruz en punto de las 18:00 horas.
Para ello, la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Municipal, colocará un fuerte dispositivo de seguridad para vigilar que el desarrollo del evento se realice sin incidentes.
 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.