Local
Ingeniería Humana

El buro de crédito

Eugenio García Romero Actualizada 11/07/2015 a las 07:41    
Una pesadilla económica que parece no tener fin son las deudas crecientes por un crédito añejo y caro. Pesadilla que amenaza con convertirse en un verdadero infierno que puede durar mucho, pero mucho tiempo, situación que lamentablemente viene acompañada, como se dice, de la cereza del pastel: pasas a engrosar las filas del Buró de Crédito.
Antecedentes
Hasta inicios de 1990, acceder a información crediticia era muy difícil por la escasez de datos. En 1994 la única fuente sobre historiales crediticios era el Servicio Nacional de Información de Crédito Bancario o Senicreb, establecido por el Banco de México. Aunque el Sinecreb solo recopila información positiva o negativa, como pagos atrasados, incumplimientos y demás, distribuyendo los datos a los bancos.
¿Y de dónde salió el Buró?
El Buró de Crédito se creó en 1996 y está conformado por dos firmas extranjeras con amplia experiencia en otras naciones: Trans Union de México, que inició operaciones ese mismo año con la información de personas físicas (la primera SIC autorizada en México por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público), y Dun & Bradstreet, fundada en 1998 con la finalidad de englobar la información de empresas y personas físicas con actividad empresarial.
Qué es Buró de Crédito
El Buró de Crédito es una empresa privada, independiente de las instituciones financieras, de las comerciales y de las gubernamentales, que tiene como fin concentrar y proporcionar a sus empresas afiliadas la información referente al comportamiento que han tenido las personas físicas y morales con respecto a sus créditos. Todas aquellas personas que hayan tenido, o que tengan actualmente algún crédito, forman parte de la base de datos del Buró de Crédito. Ahí se registra el historial crediticio de cada Usuario. La información del Buró es solicitada por las empresas afiliadas, tales como: bancos, arrendadoras, establecimientos comerciales, tiendas departamentales, compañías telefónicas, compañías automotrices, con el objeto de evaluar a quienes les han solicitado un crédito.
¿Cómo funciona el Buró?
Esta empresa de marras, que insistimos es privada, procesa y almacena la información de los usuarios de los diferentes tipos de crédito a nivel nacional que le envían las instituciones financieras, de servicios, tiendas departamentales y de autoservicio, inmobiliarias, agencias de autos, arrendadoras. De tal forma que, después de checar y cotejar todos los datos de cada persona, tales como nombre, registro federal de contribuyentes, direcciones, teléfonos y fecha de nacimiento, el Buró obtiene la información sobre todos los créditos que se le han otorgado y elabora un reporte actualizado, que contiene la siguiente información: a) cómo ha pagado; b) cuándo pagó; c) cuánto tiempo se han retrasado sus pagos; d) desde cuándo volvió a pagar puntualmente; e) monto del último pago; f) cantidad del crédito otorgado; y, e) saldo deudor.
Escondido tras los rincones
La compañera de esta noble tarea de informar, Lourdes Contreras, escribía que todos estamos en el Buró de Crédito, lo sepamos o no. Y es que aunque no tengamos ninguna deuda, por el simple hecho de haber utilizado, ya sea consciente y racionalmente, alguna Tarjeta de Crédito, Tarjeta de Servicio, Crédito Automotriz, o Crédito Hipotecario, seguramente el Buró de Crédito contará con nuestro historial crediticio registrado.
Estás dentro, porque estás
Muchas personas nos preguntamos, si yo ya pagué ¿por qué chipotes estoy en Buró de Crédito? Los Reportes de Crédito proporcionan una historia del comportamiento de un crédito de hasta 24 meses, contados a partir de la fecha en que se liquidó totalmente el crédito, o bien a partir de la última vez que se reportó información a Buró de Crédito. En esta historia se refleja la forma en que se pagó el crédito, ya sea que se haya pagado puntualmente o haya presentado atrasos.
Poquito a poquito
El Buró de Crédito únicamente podrá eliminar registros de su base de datos en los siguientes casos, mismos que dicta la Ley para regular Sociedades de Información Crediticia y las Reglas Generales de Banco de México: Registros de personas físicas con antigüedad igual o mayor a 84 meses. El plazo se considera a partir de la fecha en que ocurrió el evento. Al transcurrir el plazo, Buró de Crédito elimina esta información.
Créditos vencidos
Información referente a créditos vencidos de personas físicas, cuyo saldo sea inferior al equivalente a mil UDIS, siempre y cuando hayan transcurrido 48 meses contados a partir de la fecha en que los créditos se encuentren cerrados, esto es, que por cualquier causa hayan dejado de existir derechos de cobro respecto de los créditos de que se trate o el Buró de Crédito
hubiere dejado de recibir información sobre los mismos. Se entenderá por créditos vencidos aquellos que tengan 90 o más días de incumplimiento en sus pagos. Ojo: Los registros de personas morales no se eliminan.
A la banca por 6 años
De acuerdo con Buró de Crédito, existe el mito de que “Si pago mis deudas me borran del Buró”, la realidad es que la información crediticia de todas las personas y empresas permanece en su base de datos por 6 años. Si liquidas tus adeudos a tiempo, esto se reflejará en tu reporte de crédito especial y tu historial mejorará considerablemente.
¿Cómo es que caí en el Buró?
El Buró de Crédito tiene la información crediticia de más de 27 millones de personas físicas e información de más de 48 millones de créditos. Las claves que maneja van de cero a nueve, donde el cero indica que se trata de una persona que cumple, y de ahí se avanza en la numeración para señalar el grado de incumplimiento, donde una “x” significa incumplimiento total. Si has solicitado algún crédito seguro estás en su lista, pero... ¿Con qué calificativo? Cliente confiable o tienes una espantosa X.
Lista negra
Si pagas tu(s) crédito(s) a tiempo seguro eres de los buenos, pero si incurriste en el incumplimiento de alguna amortización, un pago a destiempo o, como también ocurre con frecuencia, algún reporte negativo originado por causas ajenas a ti, estás en su lista negra.
La puerta se cerró detrás de mí
Muchos tal vez no le damos tanta importancia a ocupar un espacio dentro de los calificados “clientes no confiables”, sin embargo esa información se utiliza como referente para que otro banco facilite recursos a ese mismo deudor; se convierte en motivo para impedir un contrato, por ejemplo, para un teléfono celular, la aprobación para otorgarte una tarjeta departamental, si necesitas un financiamiento quedas fuera, si tu negocio requiere de una terminal para que tus clientes puedan pagar con tarjeta, las puertas se te cerrarán.
Saliendo del mal paso
Si finalmente comprobaste que tienes un adeudo pendiente, liquídalo lo más pronto posible y asegúrate de que la institución a la que le debías actualice tu historial. En muchas ocasiones la información errónea o carente de actualización que aparece en el Buró de Crédito es por causa del banco, 10 por ciento de las quejas que recibe la Condusef sobre el Buró de Crédito son imputables a estas instituciones, así que en ellos está la solución para limpiar tu imagen crediticia, acude con tu banco.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.