Local
Ciencia Forense

Las hormigas en la escena del crimen

Eugenio García Romero Actualizada 13/07/2015 a las 08:08    
.  ARTE MARCO RODRIGUEZ

. ARTE MARCO RODRIGUEZ

Existen factores de variación en el proceso de putrefacción de un cuerpo, como son los procesos de descomposición de un cuerpo, como lo son los cambios bioquímicos, amén de las diferentes fases de putrefacción. Aunque dentro de los agentes que intervienen en los cambios físicos de un cuerpo tenemos a los depredadores, como lo son los roedores, las aves, peces, crustáceos e insectos. Las lesiones post mórtem que infligen en los cadáveres pueden dar lugar a errores de interpretación de los hallazgos en las autopsias forenses. Entre la fauna cadavérica, las hormigas constituyen un caso excepcional, al ser los únicos insectos que pueden iniciar su actividad predadora antes de instaurarse la putrefacción. Las hormigas suelen producir lesiones que por su asiento y morfología resultan típicas. Se presenta un caso en el que se evidencia la presencia de lesiones de morfología típica por la acción lesiva post mórtem de hormigas, pero con una extensión y localización inhabituales.
Cambios en las lesiones
M. J. Shkrum y D. A. Ramsey, en su artículo “Forensic pathology of trauma: Common problems for the pathologist”, publicado en el Humana Press, señalan que los fenómenos cadavéricos son los grandes simuladores, las lesiones post mórtem producidas por la fauna cadavérica pueden en ocasiones resultar especialmente desconcertantes. Los animales predadores pueden producir daños post mórtem en el cadáver que en ocasiones llegan a simular auténticas lesiones vitales, o pueden distorsionar significativamente auténticas lesiones vitales producidas en el cadáver. De este modo, tales alteraciones pueden afectar el resultado de un estudio necrópsico si durante el mismo no se tiene en consideración la posible existencia de las mismas, o si no se interpretan correctamente.
Hormigas como depredadoras
R. W. Byard, R. A. James y J. D. Gilbert publican en el Am Journal Forensic Medic Pathology el artículo titulado “Diagnostic Problems associated with cadaveric trauma from animal activity”, en el que citan que entre estos animales predadores se describe en la literatura médico legal la posible acción de muy diversas especies, desde animales domésticos, como perros o gatos, hasta mamíferos salvajes o animales marinos. Los insectos pueden actuar como predadores sobre el cadáver o sobre otras especies de la fauna cadavérica. De entre los insectos las hormigas constituyen un caso especial ya que, a diferencia de otros insectos, su acción depredadora se puede iniciar antes de que se haya instaurado el proceso de la putrefacción.
Depredación selectiva
Tanto el Dr. P. Saukko, en su libro “Knight’s forensic pathology”, como J. Horswell, en su trabajo titulado “The practice of crime scene investigation”, mencionan que las hormigas tienen predilección por la piel en su proceso de depredación post mórtem de cadáveres. Su acción depredadora la realizan en este caso mediante mordedura. Las lesiones que producen pueden tener el aspecto de pequeñas picaduras con signos de reacción vital, en el caso de especies agresivas, como la hormiga de fuego, que atacan a seres vivos, pero habitualmente las lesiones que producen post mórtem son más extensas y sin signos de vitalidad. La morfología de estas lesiones es la de úlceras superficiales con márgenes ondulados. Estas úlceras pueden adoptar una morfología lineal ancha y sinuosa. Habitualmente las lesiones tienen un aspecto seco y apergaminado de coloración marrón por la desecación de los planos cutáneos profundos, sin presencia de signos de vitalidad asociados, pudiendo plantear en ocasiones un diagnóstico diferencial con lesiones por abrasión o lesiones químicas. Cuando asientan en las zonas declive pueden llegar a observarse signos de sangrado si las lesiones afectan a zonas de hipostasis, en las que parece que la acción predadora es especialmente agresiva, aunque sin datos de coagulación de la sangre o retracción cutánea.
Alteraciones forenses
Según diversos autores, como Saukko y Knight, comentan que las lesiones tienden a asentar característicamente en ciertos lugares típicos, como los párpados, los labios y los nudillos. En su acción sobre los párpados se describe típicamente la desaparición de las pestañas en el proceso de depredación, junto con las lesiones cutáneas ya descritas. Saukko y Knight citan un caso del Dr. Shappiro y sus colaboradores, en el que las lesiones por hormigas asentaron en la región cervical y llegaron a plantear el diagnóstico diferencial de estas lesiones con lesiones por estrangulación a lazo.
Un caso forense
El médico forense P. M. Garamendi, en su artículo titulado “Lesiones post mortales por fauna cadavérica. La Acción de las hormigas sobre el cadáver”, menciona un caso forense en el que un varón de raza blanca de 40 años de edad es atacado tras su muerte por una colonia de hormigas domésticas. El cadáver es hallado en su domicilio, en el interior de una habitación bien ventilada, habiendo estado expuesto durante unas 36 horas (data aproximada de la muerte) a la acción de temperaturas que oscilaron entre los 25° C por la noche y los 35° C por el día. La posición del cadáver durante este periodo fue de decúbito supino, estando echado sobre una cama y con las piernas fuera de esta y los pies en posición de declive apoyados en el suelo. El cadáver vestía camiseta de manga corta, pantalón, cinturón y zapatillas deportivas de tela. En el momento del levantamiento, el cadáver se hallaba invadido por la citada colonia de hormigas.
Lesiones post mórtem
Las lesiones post mórtem producidas por la acción de las hormigas tienen un carácter extenso bajo la forma de lesiones lineales anchas de contorno sinuoso y convergentes entre sí. Esta morfología es posiblemente producto de la forma en la que las hormigas se dirigen en su entorno, siguiendo el rastro químico dejado por las que les preceden en la acción predadora y ampliando de este modo de forma progresiva la extensión de las lesiones. La actuación de la colonia durante un periodo relativamente prolongado (36 horas) sobre el cadáver permite explicar la inusitada extensión de las lesiones. Las úlceras tienen un aspecto desecado y apergaminado, con coloración marrón, en claro contraste con la piel adyacente no afectada, que conserva una textura blanda y una coloración clara. Bajo las lesiones observadas no se aprecian signos macroscópicos de reacción vital aparente. En los pies se aprecian trazos de coloración levemente rojiza de parte de los bordes de las úlceras superficiales y sangrado, sin signos de coagulación desde los espacios interdigitales. Dichas zonas corresponden en realidad con zonas de hipostasis del cadáver en las que este tipo de hallazgos son comunes.
Tejidos blandos
Continuando con el trabajo de Garamendi, nos cita que pese a que es posible identificar tales lesiones en la región facial y periocular, y en las zonas no cubiertas por la ropa de forma aislada, curiosamente en este caso la mayor parte de las lesiones mayores se localizan en los planos cubiertos por la ropa y en el cuello. Únicamente quedan preservadas de la presencia de estas lesiones los planos cutáneos de apoyo y las zonas cubiertas por la ropa en íntimo contacto con los pliegues de los tejidos. Una posible explicación en este caso para la presencia de tales lesiones en planos cutáneos cubiertos podría residir en el hecho de que la elevada temperatura ambiente en la casa durante el periodo post mórtem, y la existencia de flujo de aire al hallarse la casa abierta, podrían haber colaborado a desecar los planos cutáneos expuestos, haciéndolos menos vulnerables a la acción predadora de estos insectos, que suelen preferir los tejidos tegumentarios más blandos para su alimentación.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.