Local
“YOSHELINE, 19 AÑOS, DESAPARECÍ EL 11/12/15 EN QUERÉTARO”

“Ayúdame a regresar”

Dos meses sin rastro, dos meses sin respuesta… y el absentismo de medida gubernamental alguna que propicie la localización de la joven Arenas Heredia está presente

JUAN PABLO ARREDONDO Actualizada 11/02/2016 a las 08:14    
Nunca se volverá a tener noticia de 18 personas por cada 100 mil habitantes en el estado de Querétaro, revelan cifras oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), el cual contabiliza 285 vidas humanas en situación de absoluta incógnita al cierre de 2015, tanto para las autoridades gubernamentales como para sus seres queridos.
Este podría ser el caso de la joven Yosheline Arenas Heredia, una chica de grandes ojos almendrados, tez morena, cabello lacio, facciones redondas, sonrisa franca, cabello lacio, 1.67 de estatura, tres tatuajes, y de cuyo rastro solo quedan unas cuantas fotografías colgadas en un muro de la red social Facebook, donde al menos 7 mil 911 personas se hacen la misma pregunta: ¿Dónde estás?
Hace exactamente dos meses la joven fue vista por última vez mientras se dirigía hacia su trabajo en el restaurante Il Diávolo, ubicado en Avenida Constituyentes, tras concluir con su rutina de ejercicios en un gimnasio de Pueblo Nuevo, en el municipio de Corregidora, y responder una serie de mensajes de texto entre su círculo de amistades.
“Hoy fue mi hija, mañana puede ser la tuya”, implora en redes sociales y avisos de búsqueda Lysette Heredia Cortés, madre de la joven quien, con apenas 19 años de edad, se unió el pasado 11 de diciembre al registro de “desvanecidos”, historias que solo apuntan a multiplicarse en la entidad, replicando la consigna que abandera la localización de Yoshe en el ciberespacio: “Ayúdame a regresar con mi familia”.
Querétaro “seguro”
Infortunadamente y de acuerdo a cifras del RNPED, documento elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Querétaro registra un alza exponencial del 13.33 por ciento anual en cuanto a casos de personas desaparecidas se refiere, ubicándose como la décima tasa más alta del país y 6 puntos por encima de la media nacional (valuada en 7.83 por ciento).
Asimismo, “la tierra del juego de pelota” se coloca como el décimo sexto estado de la nación (justo en el epicentro del ranking) con más desapariciones en relación al número de habitantes, superando incluso a entidades como Guanajuato, Puebla, Veracruz y Morelos, donde opera alguno de los nueve cárteles del crimen organizado, de acuerdo a la Procuraduría General de Justicia (PGR), e incluso sobre el otrora Distrito Federal.
Derivado de esta situación y de las propias investigaciones ministeriales, las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) decidieron etiquetar el caso de Yosheline como una “ausencia”, al considerar que “no se ha acreditado una conducta delictiva” relacionada con su situación de ilocalizable.
No obstante, datos del RNPED colocan al municipio de Corregidora, donde radicaba la joven y donde fue vista por última vez, como el tercer territorio queretano con mayor tasa de personas extraviadas.
Paradójicamente, la búsqueda de Yoshe representa entonces la misma tragedia para 285 familias en el estado, 403 si se toman en cuenta las cifras del Grupo Interdisciplinario por la Equidad T’ek’ei, conformando una muestra fantasmal que la recién integrada Unidad Especializada en Búsqueda de Personas Desaparecidas (UEBPD) de la Fiscalía queretana, primera en su tipo a nivel nacional, intenta abatir.
Póliza inalcanzable
“Quisiera pedirles su ayuda de todo corazón”, reza la señora Lysette Heredia sin perder la esperanza y, mientras tanto, su voz y la de otros tantos connacionales que aguardan por una llamada, una pista o un dato, hace eco ante el absentismo de instancia alguna que garantice el bienestar de sus allegados y su pronto regreso a casa.
Basados entonces en las condiciones de inseguridad que aquejan a la República Mexicana, el apogeo de los seguros contra secuestros se estaría propiciando como una herramienta para víctimas como Yosheline, toda vez que permite, ante el riesgo potencial de un plagio, el hacerse de un póliza y que, en caso de que el evento se produzca, la aseguradora pague un rescate por hasta 5 millones de dólares, negociación incluida.
Aunque este servicio es ofertado por compañías internacionales como American International Group (AIG), Corporate Risk Internacional (CRI), Kroll Asociates, Lloyd’s of London, National Union Fire Insurance y Professional Indemnity Agency (PIA), todas ellas disponibles en nuestro país, los clientes interesados deben contar forzosamente con un respaldo económico de un millón de dólares anuales, mínimo.
Esto deja fuera de la jugada a por lo menos 405 mil individuos de las 584 mil personas económicamente activas en el estado de Querétaro, quienes, de acuerdo al Tercer Informe de Gobierno de la República, perciben de uno a cuatro salarios mínimos, es decir, 100 mil pesos por año en el mejor de los casos.
Truncado hasta la tumba
El documento oficial, dado a conocer por el Presidente Enrique Peña Nieto, describe a un grupo de 60 mil asalariados como perceptores de prestaciones superiores en la entidad, sin embargo, dicha muestra se enfrentaría a otro tipo de trabas: burocracia, complicaciones legales en materia de seguros y dificultades en la reclamación de una póliza en caso de que un familiar se “extraviase”.
Y es que, si bien cuando un trabajador pierde la vida dentro del área laboral, los deudos tienen derecho a recibir una pensión y el proceso para solicitarla es sencillo mientras se cuente el acta de defunción, dicho esquema constituye el primer y mayor inconveniente en el rubro.
En su Artículo 667, el Código Civil del Estado de Querétaro advierte que “en caso de que el ausente haya dejado o nombrado apoderado general para la administración de sus bienes, no podrá pedirse la declaración de ausencia sino pasados 3 años, que se contarán desde la desaparición del ausente, si en este periodo no se tuviera ninguna noticia suya o desde la fecha en que se hayan tenido las últimas”.
En el cobro de vida de una persona que se encuentra desaparecida los beneficiarios deben obtener un acta de “presunción de muerte”, la cual solo es viable “cuando hayan transcurrido 6 años desde la declaración de ausencia”, conforme al Artículo 702, y hasta entonces se podría garantizar el ingreso familiar, acceso al servicio médico o la conservación de una vivienda en crédito cuando se pierde el rastro de un ser querido.
“Donde quiera que estés, no pararé”
Frente a las vicisitudes y el pálido muro de una red social, la señora Lysette Heredia Cortés no claudica en su esfuerzo y ruega piedad para Yosheline, exhortando “con el corazón y en este día” una oración por su “niña hermosa, niña de mis ojos”.
“Hija mía, mi fe aumenta día a día, no descansaré hasta saber de ti, tengo la certeza de quién es nuestro Dios y sé que tú también la tienes. Te amo hija mía, donde quiera que estés, y lo sabes. No pararé”, escribe a casi 3 años de haberse creado el Sistema Nacional de Atención a Víctimas, en mayo de 2013, instancia superior de coordinación y formulación de políticas públicas en el rubro.
En el documento, que “tendrá por objeto proponer, establecer y supervisar las directrices que se implementen para la protección, ayuda, asistencia, atención, acceso a la justicia, a la verdad y a la reparación integral” de las víctimas, se asentó la obligación de hacer las reformas necesarias para establecer el reconocimiento de la personalidad jurídica de las víctimas de desaparición de personas.
Además se otorgó el plazo de un año, que venció en 2014, para que los Congresos locales legislaran en el tema y se conminó a desarrollar procedimientos de declaración de ausencia por desaparición en tiempos más breves, “protegiendo de manera más eficiente los derechos de las víctimas”.
Mientras tanto, y sin una legislación clara en el tema, el tiempo corre para un joven de Corregidora que “tiene dos manchas en su mejilla, del lado izquierdo, misma que es a causa de que juega futbol americano”, otro más de San Juan del Río “con la leyenda ‘Sánchez Calaveras’ en ambos brazos y un tatuaje en el pecho en forma de perro”, una queretana “de pocos dientes, usa pañal, se comporta como una niña de 6 años”, un habitante de la Sierra Gorda con “un tic en los ojos, parpadea mucho”, y un sinnúmero de individuos en situación no especificada por parte de la Secretaría de Gobernación (Segob).
Para este grupo, para Yosheline Arenas Heredia, para su familia… lo último en desaparecer será entonces la esperanza.

No se vale especular: Francisco Domínguez

JALPAN DE SERRA, Qro.- Llamó el gobernador del estado de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, a no especular en torno a la desaparición de Yosheline Arenas Heredia, vista por última vez hace dos meses, desmintiendo versiones que circulan en medios de comunicación o redes sociales respecto a que su cadáver habría sido hallado en el municipio de El Marqués.
“Hay un cuerpo, sí, sí hay un cuerpo de mujer, y hay una pericial de Gobierno del Estado, está en proceso una pericial de la Procuraduría (PGJE), y la familia quiere una pericial; estamos trabajando en ello y cuando tengamos algo lo vamos a dar a conocer. Ya dije que no vamos a ocultar nada y lo diré con toda transparencia, pero en este momento no hay nada”, aseguró el mandatario emanado de Acción Nacional (PAN).
A un mes de su desaparición, la joven “podría haber sido localizada muerta en el municipio de El Marqués; elementos policiacos y cuerpos de emergencias acudieron al lugar del hallazgo”, refirió un medio local al advertir que el descubrimiento “ocurrió en las inmediaciones de la comunidad de Saldarriaga y del Fraccionamiento Los Héroes”, el pasado 19 de enero.
“Dentro de un dren pluvial se encontraba el cuerpo de una mujer embolsado”, precisó el rotativo en su edición impresa, ante lo que Domínguez Servién lamentó que se desinforme a la familia de la joven, quien ha solicitado tener un perito propio, porque quieren desengañarse sobre las especulaciones que se han vertido al respecto.
“Es algo que no se vale, que con una niña de 18 años desaparecida lo metan a las redes sociales, inclusive lo metan como una cuestión política. Vamos a trabajar y no voy a tapar absolutamente nada, pero es irresponsable y reprobable que metan el nombre de Yosheline en donde saben que estamos trabajando, he dicho que estamos trabajando en ello, es reconocido que hay un cuerpo, no hemos probado científicamente que es ella y cuando acaben las investigaciones científicas lo daremos a conocer”.
Dijo que, a petición de los padres de Yosheline Arenas, se realizarán nuevas pruebas a los restos encontrados en Saldarriaga, bajo un procedimiento denominado “rehidratación de cadáveres”, desarrollado en 2005 por el médico legista del Laboratorio de Ciencias Forenses de la Fiscalía General de Justicia en Ciudad Juárez, Chihuahua, Alejandro Hernández Cárdenas.
Permite que los cuerpos recuperen, mediante la hidratación, algunas características, como tatuajes, lunares y huellas dactilares, que ayuden a la identificación de cadáveres con alto grado de descomposición.
Luego del proceso es posible determinar si existen heridas punzocortantes y otros factores que se hayan dado previo a la muerte del individuo. REDACCIÓN

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.