Local
FISCALIZACIÓN ADMINISTRACIÓN 2009-14

Revela ESFE opacidad y malos manejos en Red Q

Omitió el exdirector del Instituto Queretano del Transporte, Enrique Moreno, registrar cuentas por cobrar superiores a 76 millones de pesos

FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ Actualizada 04/04/2016 a las 08:11    
No marques las horas... Enrique Moreno, exdirector del Instituto Queretano del Transporte y creador del modelo Red Q, es señalado por irregularidades durante su administración.  FOTO: PDA

No marques las horas... Enrique Moreno, exdirector del Instituto Queretano del Transporte y creador del modelo Red Q, es señalado por irregularidades durante su administración. FOTO: PDA

Opacidad en la hacienda interna y discrecionalidad en el manejo de los recursos por parte de Enrique Moreno Cortés, es lo que refleja el informe de la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) sobre a la auditoría realizada al Instituto Queretano del Transporte (IQT) en el periodo comprendido del 1 de enero al 30 de junio del 2014.
Aun cuando en el estudio de las entrañas financieras del Instituto se refleja una buena capacidad de liquidez para cubrir sus obligaciones a corto plazo, tanto en la cobertura de pasivos como en lo que ve a sus obligaciones financieras, el órgano fiscalizador observó que se omitió, por parte del director general del IQT, el registro de cuentas por cobrar con un monto de 76 millones 658 mil 659 pesos, “por lo que no reflejó un registro consecutivo, congruente y ordenado de las operaciones que generan derechos derivado de la gestión económica financiera de la fiscalizada”.
Al acusar falta de control interno en las pólizas de ingresos propios y del Subsidio Estatal -carecen de firma de elaborado, revisado y autorizado-, el órgano fiscalizador consigna que se omitió facturar el recurso estatal ejercido entre enero y junio del 2014 por un importe de 17 millones 639 mil 880 pesos. Se consigna también la falta de soporte documental en facturaciones y orden de pago, así como fichas de depósito o transferencias bancarias.
Destaca en el informe de la
ESFE que la dependencia estatal pagó por concepto de renta de bienes inmuebles para uso de base de encierro temporal de los camiones 16 millones 892 mil 891 pesos de manera irregular, dado que legalmente corresponde a los concesionarios cubrir el arrendamiento de dichos espacios. Se hace la observación de que se pagó un excedente por 862 mil 992 pesos a la cantidad pactada en el contrato de arrendamiento. A lo anterior se agrega la objeción del pago por parte del IQT de un millón 609 mil pesos por concepto de vigilancia para los inmuebles rentados. “El acto de origen es improcedente, su obligatoriedad para la fiscalizada, al ser obligación de los concesionarios el contar con patios de encierro teniéndose como indebido cualquier acto relacionado con dicho objeto, lo que se concluye a su vez como injustificado”.
Las irregularidades del exdirector, Enrique Moreno, incluyen el pago de 40 millones 908 mil pesos por concepto de “apoyo social” el 30 de junio del 2014, dado que se incumplieron los requisitos para justificar legalmente la entrega y recepción de dichos donativos por parte del IQT.
Multas condonadas a concesionarios a discreción, además de no contar con una firma mancomunada para la emisión de pagos, se suman a otras observaciones, como el apoyo injustificado a las empresas Concesionarias Bus Control SA de CV y Transportes Urbanos de Querétaro SA de CV, por 3 millones 343 mil 523 pesos, cuyos propietarios son José Antonio Becerra Pichardo y Juan Eduardo Hernández Gutiérrez, respectivamente.
“Las empresas concesionarias omitieron justificar documentalmente la aplicación en la que se ejercieron los recursos, generando un daño al erario”.
El extenso expediente hace referencia al ejercicio de 2 millones 461 mil pesos que fueron sustentados con facturas irregulares. Ya sea porque no correspondía el RFC al IQT o porque tenían las facturas un nombre distinto a la dependencia, o porque contaban con sello de PAGADO sin que se hubiera realizado dicho trámite.
El órgano fiscalizador consigna también que los choferes operadores de las unidades eran sometidos a conducir hasta 116 horas a la semana, cuando la jornada estipulada en el contrato laboral era de 48 horas semanales de conducción. Tampoco contaban con un horario de comida y ni siquiera disponían de sanitarios en las terminales de origen y destino. No hubo un programa de estímulos económicos a los conductores cumplidos, y reporta la ESFE que algunos carecían de seguridad social. “Se encontraron unidades golpeadas, sin placas, sin pintar con la nueva imagen de Red Q, con llantas muy desgastadas, sin limpiaparabirsas, y con vidrios laterales y frontales rayados”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.