Local
PAPELES DE PANAMÁ

Denuncia Borgio daño Moral

Actualizada 08/04/2016 a las 07:30    
.  FOTO: PDA

. FOTO: PDA

Javier Rodríguez Borgio, propietario de los casinos Big Bola y dueño de Grupo Gasolinero Mexicano (GGM), rechazó en un desplegado publicado por el periódico Reforma haber cometido algún ilícito al crear dos empresas “offshore” con el despacho Mossack Fonseca, como lo denunció el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), al dar a conocer 11.5 millones de documentos provenientes de ese bufete, que permitió en algunos casos evadir impuestos en el lugar de origen de los recursos o blanquear grandes capitales provenientes de negocios turbios, narcotráfico y otros rubros.
En la carta dirigida a la opinión pública, el empresario avecindado en Querétaro acusa daño moral al señalar que en días anteriores diversos medios de comunicación han externado la noticia generada en la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas Investigadores, sobre el tema denominado “Panama Papers”.
“En dichos documentos se advierte el nombre de diversas personas del ámbito social, deportivo, político y empresarial que han llevado a cabo operaciones denominadas ‘offshore’, bajo acusaciones que no han sido acreditadas y supuestas implicaciones sobre operaciones ejercidas al margen de la ley.
“Cabe destacar que la figura del ‘offshore’, como han mencionado las autoridades fiscales de México y el extranjero, es una figura legal perfectamente lícita utilizada como un esquema patrimonial y de seguridad personal”.
Sin embargo, afirma Javier Rodríguez Borgio, algunos medios han externado nombres afectando a la imagen pública y moral de los mismos, tal es el caso de la familia Rodríguez Borgio, que realizó, como se menciona en los medios la creación de dos compañías con fines específicos acorde a las leyes fiscales internacionales y en especial de México.
Las compañías denominadas Linard Consultants Inc., creadas específicamente para la adquisición de un bien como único activo, registrado y acreditado fiscalmente; así como Fairhaven Trading Resources Limited, creada en el año 2012 con la finalidad de adquirir otro bien que no se concluyó, motivo por el cual se canceló la operación dando aviso a las autoridades correspondientes.
Es importante que “en ningún caso existió manejo alguno de efectivo”, es decir, todo se llevó a cabo a través de instituciones financieras de prestigio, dando transparencia a cada operación.
“La publicación de información que sin sustento alguno se difunde afectando la imagen personal y moral, es tan grave como el hecho mismo de las acciones que está en obligación de las autoridades determinar a través de un juez, así como la violación al derecho bancario de protección de la información, motivo por el cual exponemos el presente documento con la finalidad de otorgar a la opinión pública, y a las autoridades, información comprobable que acredita el actuar transparente de nuestro ejercicio de negocios y trabajo siempre respetando la norma jurídica y fiscal de las leyes mexicanas e internacionales en cada caso”, concluye el empresario.
Y es que el domingo pasado, cuando se abrió la “caja de pandora” con los #PanamaPapers, el nombre de Javier, su hermano Óscar, Amado Yáñez y Martín Díaz, salieron a relucir.
En una de las primeras notas relacionadas con Mossack Fonseca y México, se señaló que relacionados con Pemex figuran los socios de Oceanografía, empresa favorecida en el Gobierno de Felipe Calderón con millonarios contratos con la compañía petrolera. La revelación publicada por Proceso refiere que Amado Yáñez Osuna, Martín Díaz Álvarez y los hermanos Óscar y Francisco Javier Rodríguez Borgio le compraron a Mossack Fonseca tres empresas en las Islas Vírgenes Británicas. En una de ellas, Ceresia, aparece la firma del exsocio de Gallos Blancos de Querétaro.
Las empresas fueron dadas de alta en Miami, Estados Unidos, lugar donde radica Martín Díaz, sobrino del exsecretario de Hacienda, Francisco Gil. Por otra parte, Mossack Fonseca abrió otra compañía con el objetivo de pagar los impuestos de Oceanografía a nombre de Fabián Narváez Tovar, responsable de brindar servicios de outsourcing a la contratista.
Desde la llegada de Peña Nieto a la Presidencia, la suerte de los socios de Oceanografía cambión radicalmente Amado Yáñez se encuentra en prisión acusado de delitos financieros, y a Martín Díaz y a los hermanos Rodríguez Borgio se les abrió a finales de 2014 un expediente por lavado de dinero en Suiza. Además, a Díaz se le libró una orden de aprehensión por uso de recursos de procedencia ilícita según los registros de la Procuraduría General de la República.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.