Local
#narcotráfico

Liberará EU a Héctor “El Güero” Palma

Actualizada 09/04/2016 a las 08:01    
Héctor Palma tuvo que traicionar a su jefe y mentor, Miguel Ángel Félix Gallardo, para escalar peldaños en el Cártel de Sinaloa..  FOTO: AGENCIAS

Héctor Palma tuvo que traicionar a su jefe y mentor, Miguel Ángel Félix Gallardo, para escalar peldaños en el Cártel de Sinaloa.. FOTO: AGENCIAS

En Jardines de Humaya, un panteón de Culiacán, Sinaloa, hay decenas de tumbas con reconocidos nombres en sus lápidas.
Bajo criptas más grandes que cualquier casa de interés social, reposan los restos de narcotraficantes, sicarios y familias que están relacionadas con la delincuencia organizada.
Una de ellas destaca por una pintura colocada en el blanquísimo mármol; Guadalupe Leija y sus hijos Nataly y Héctor Palma Leija son recordados: ella de pelo negro y vestido blanco; ellos, como ángeles, una con ropa rosa y el otro azul cielo.
Son los hijos de Héctor “El Güero” Palma Salazar, detenido en 1995 cuando un Lear Jet en el que viajaba cayó en los límites entre Nayarit y Jalisco. El capo pudo huir en un convoy escoltado por supuestos agentes de la Judicial Federal, dependientes de la PGR, pero fue detenido posteriormente por el Ejército Mexicano.
La tragedia
Siete años antes, en 1988, la tragedia enlutó el hogar del narcotraficante. Versiones periodísticas señalan que para escalar peldaños en el Cártel de Sinaloa hasta ser, junto con Joaquín “El Chapo” Guzmán, una de las principales figuras, “El Güero” Palma tuvo que traicionar a su jefe y mentor, Miguel Ángel Félix Gallardo, quien decidió vengar la afrenta:
Contrató a un modelo para que enamorara a la esposa de Héctor Palma, que vivía en San Francisco, California. Guadalupe Leija no sospechó que su “novio”, era un sicario a las órdenes de Félix Gallardo.
A mediados de 1988, “El Güero” Palma recibió un paquete, cuando lo abrió, se dio cuenta que contenía la cabeza de su esposa.
Semanas después, sus hijos Nataly y Héctor, que habían sido trasladados por seguridad con un familiar de su madre a Venezuela, fueron asesinados y tirados en una barranca de 150 metros.
A partir de esos asesinatos, que enloquecieron literalmente a Palma Salazar, el reguero de sangre llegó a Sinaloa, Jalisco y Baja California Sur, donde el enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y de Los Arellano Félix, cobró miles de víctimas.
Los enfrentamientos más escandalosos fueron la muerte del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el enfrentamiento en la discoteca Christine de Puerto Vallarte y el coche bomba en Zapopan, Jalisco.
Extraditado
En 2007, Héctor “El Güero” Palma Salazar fue extraditado a Estados Unidos, donde recibió una condena de 16 años de prisión por delitos relacionados con el narcotráfico, con lo que debería obtener su libertad en 2023.
Pero no, Palma Salazar saldrá libre el 11 de junio, informó en su portal el Buró de Prisiones de Estados Unidos (BOP)
Según su expediente, el narcotraficante sinaloense, que purga su sentencia en la prisión de súper máxima seguridad en Atware, California, será liberado bajo el argumento de “tiempo de buena conducta”.
Y aunque oficialmente no lo reconoce, el gobierno de Estados Unidos debió llegar a un acuerdo con el capo, pues 9 años de prisión para un hombre relacionado con al menos 20 procesos en aquel país, es una ganga.
Corrido de “El Güero” Palma
“El Güero” Palma tuvo un accidente en tierras de Nayarit cuando iba pa' Guadalajara… Viajaba en una avioneta procedente de Obregón, Sonora”. Murieron los compañeros…
“El Güero” Palma herido quedó. La consigna era matarlo. Así se les ordenó. No querían encerrarlo pero aquel plan les falló. Por causa del accidente los guachos dieron con él.
Le achacan todas las broncas habidas y por haber. No se pasen de la raya, porque no está muerto el rey.
“Hay muchos involucrados con la detención del 'Güero'. El hombre más poderoso, que nunca conoció el miedo, porque el país casi era suyo.
“Lo recorría por el cielo. Pistola escuadra en el cinto con cachas. Caballo de pura sangre. Piteada y de oro la silla. También un Corvette del año. Seguido por policías sinaloenses”. “No estén tranquilos señores que el cuento aquí no se acaba. Las órdenes son las mismas. Siguen al pie de la raya. Hagan ya su testamento puede explotarles la almohada”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.