Local
MENSAJE DOMINICAL

EXHORTA OBISPO A AMAR AL PRÓJIMO

Faustino Armendáriz pide a los católicos que reflexionen sobre el primer mandamiento y estén abiertos a ayudar a quienes los rodean

Actualizada 11/07/2016 a las 11:05    
Etiquetas
En su mensaje dominical, que realizó a tráves de un video que subió a redes sociales, el Obispo explica la parábola de “El Buen Samaritano”.  FOTO: DIÓCESIS DE QUERÉTARO

En su mensaje dominical, que realizó a tráves de un video que subió a redes sociales, el Obispo explica la parábola de “El Buen Samaritano”. FOTO: DIÓCESIS DE QUERÉTARO


Afirmando que “no hay verdadero amor a Dios si no se atiende al hermano”, el Obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, llevo su mensaje dominical a los fieles católicos.
A través de un video subido a redes sociales, el Prelado hizo una reflexión del primer mandamiento de la ley antigua y nueva, así como la manera en la que Jesús lo explica a través de la parábola de “El Buen Samaritano”, una de las más conocidas y reveladoras.
En la mencionada parábola, un letrado le cuestiona a Jesús qué es lo que debe hacer para alcanzar la vida eterna, a lo que Jesús le pregunta “¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lo lees?”; a lo que el letrado responde: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. A lo que Jesús le dice: Bien, has respondido; haz esto y vivirás. Sin embargo, vuelve a cuestionar a Jesús diciendo: “¿Y quién es mi prójimo?”.
A partir de ahí Jesús comienza a relatar una parábola que, según indica Armendáriz Jiménez en su mensaje, es una dura crítica a quienes, por vivir abstraídos con sus obligaciones hacia Dios, pasan de largo frente a todos aquellos que los necesitan.
Recordó que esta narración, que es bien conocida por todos aquellos que desde niños asistieron al catecismo, al ser aprendida de memoria es susceptible de no ser apreciada con el sentido correcto y esencial del mensaje.
Explicó que “El Buen Samaritano”, cuya imagen es muy bien vista en la actualidad, en aquellos tiempos era una referencia a personas despreciadas y de una casta menor que no era incluida por los judíos en los preceptos de la palabra prójimo.
Esta parábola, que dijo es bella, sencilla y clara en su mensaje, enseña qué es el prójimo, que no es necesariamente aquel con quien se convive, sino aquel que se cruza en el camino y necesita misericordia, es decir “es quien me necesita”.
Por último, dijo que este relato, que no por sencillo de entender es sencillo de llevarlo a cabo, es una conversión para todo aquel que se sienta completamente bueno tan solo por ser bueno con Dios, pues al tener la preocupación por estar bien con él, se deja de lado a los que nos rodean, como al migrante, amigo, indigente, pobre, por mencionar algunos.
“Jesús pone énfasis en señalar que quienes más interesados estaban por Dios, más desinteresados se mostraban del hombre necesitado”, apuntó el Obispo.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.