Local
HOSPITAL GENERAL

MUERE POR NEGLIGENCIA

Jesús Maldonado, un joven de 30 años con Síndrome de Down, falleció por negligencia de pasantes y doctores del Hospital General

11/07/2016 a las 07:06    
Testimonio. Jesús Alberto Maldonado Hernández murió, según sus familiares, por negligencia médica en el Hospital General. Tras dos ingresos por insuficiencia respiratoria, el joven de 30 años con Síndrome de Down cayó en manos de pasantes, quienes cometieron errores mortales.  Foto: Especial

Testimonio. Jesús Alberto Maldonado Hernández murió, según sus familiares, por negligencia médica en el Hospital General. Tras dos ingresos por insuficiencia respiratoria, el joven de 30 años con Síndrome de Down cayó en manos de pasantes, quienes cometieron errores mortales. Foto: Especial


Aún escucha el llanto de su hijo Jesús, que se asemeja a los gritos de un becerro cuando los pasantes del Hospital General de Querétaro, por órdenes de la doctora Erika Salazar, encargada de Urgencias, pican su inflamado vientre para drenarle los líquidos. Los aspirantes a médicos ya han fallado en dos ocasiones y Jesús Maldonado sangra profusamente del estómago. La aguja doblada se ha quedado adentro.
“Mi niño gritaba como becerro. Se desgarró”.
Es el 21 de abril y Jesús Alberto Maldonado Hernández, un joven de 30 años con Síndrome de Down, ha ingresado por segunda ocasión en el mes al nosocomio por insuficiencia respiratoria. Desde la última vez, el abdomen ha presentado una gran inflamación.
“Luego llega la doctora Salazar y le practica la punción junto a otro doctor y dos nuevos pasantes. Somos cinco personas las que agarramos a mi niño. Lo pinchaban inhumanamente y no lograron tener resultados”.
Un día después, le informaron a Eugenio Maldonado que darían de alta a su hijo, porque estaba en fase terminal de metástasis y le explicaron que, como hospital, ya no tenían nada que hacer.
“Usted verá si se lo lleva o lo deja internado”.
Dijeron que el líquido en su estómago le ocasionaría un coma y posteriormente un paro cardiorespiratorio. Ante el panorama desolador, solicita el alta voluntaria y lo lleva a casa. Jesús Maldonado moriría 10 días después.
El calvario de la familia Maldonado inició en 2013, cuando a su único hijo le fue diagnosticado cáncer en el testículo izquierdo. Luego de que el oncólogo Cesar Solorio Montoya le practicara una operación ambulatoria, fue dado de alta. Desde entonces, otro oncólogo del Hospital General, José Fernando López Soto, le daba consulta trimestralmente a Jesús Maldonado como medida de seguimiento. Aseguraba que el cáncer había desaparecido y que su hijo estaría bien.
Sin embargo, decidió atender a su hijo en la Clínica del Dolor, dentro del mismo Hospital General, donde desde la primera consulta le diagnosticaron metástasis en pulmones e hígado y comenzaron a suministrarle dosis de metadona. Un medicamento cinco veces más fuerte que la morfina.A pesar de lo anterior, el doctor Fernando López Soto desestimo las observaciones.
“Él siempre se refirió a los resultados como probables tumores. Pero descartó la metástasis, y sin embargo cada médico que le manda a hacer tomografías, coincidían en que mi hijo tenía metástasis. Nunca le dieron tratamiento adecuado ni quimios”.
Desde que le operaron del testículo a Jesús, Eugenio Maldonado recuerda que se presentaron cambios significativos en su hijo: su vientre comenzó a crecer, constantes dolores estomacales, insuficiencia respiratoria, dolores de cabeza y sangrado por los orificios.
Cuando Eugenio Maldonado se quejó en la Secretaría de Salud del Estado de Querétaro (Seseq) por lo malos tratos que le daban a su hijo en el Hospital General, fue nuevamente canalizado con el director del nosocomio, Alejandro Ibarra Orozco.
“Me dijo que no hiciera caso a ningún médico. Que el único que me podía dar el diagnóstico de que si mi hijo tenía cáncer era el oncólogo, y que si él me dijo que no tenía metástasis, así era”.
En la hoja de registro del último ingreso al Hospital General de Jesús Maldonado, en poder de PLAZA DE ARMAS, el médico que le recibe el 21 de abril, a las 14:00 horas, refiere que el paciente presenta síntomas de colitis pseudomembranosa, síndrome diarreico agudo, cáncer testicular y metástasis pulmonar.
El 22 de abril desahuciados por los médicos, Eugenio Maldonado y su esposa, Estela Hernández Jiménez, deciden llevar a casa a Jesús.
“Mi hijo me preguntó que por qué lloraba. Le respondí que no era nada y que nos íbamos a casa”, señala su madre ante el Ministerio Público.
Eugenio Maldonado asegura que su hijo permaneció drogado los últimos días de su vida. La noche del lunes 2 de mayo, previo a su muerte, lo recuerda particularmente inquieto.
“Me tocaba con su manita la cabeza y me decía '¡Papá, ya papá!' Yo le preguntaba que 'ya qué', y me volvía a decir '¡ay papá!'. Ya quería descansar.”
Jesús Maldonado murió el martes 3 de mayo a las 14:20 horas. En ese instante, su padre se comunicó al Hospital General para notificar su muerte al director general, quien le indicó que no moviera a su hijo y que mandaría a un doctor a su domicilio para que le expidiera el acta de defunción. Una hora después, se presentó la doctora Claudia Galiana Juárez como enviada del doctor Alejandro Ibarra. La doctora pidió las identificaciones del padre y su hijo, y se sentó a llenar el formato y pidió a Eugenio que lo firmara.
“En ese momento le pregunto a la doctora que por qué pone como causa de la muerte neopatía restrictiva. Ella me responde que era la instrucción que le había dado el director del hospital y que ella solo recibía órdenes”,relata.
No conforme con el actuar de la doctora, Eugenio Maldonado amagó con llamar al Ministerio Público para solicitar que le practicaran al cuerpo de su hijo la necropsia de ley.
“Pues claramente querían desvirtuar las causas de la muerte de mi hijo”.
La doctora Claudia Galiana, quien hasta ese momento se mostraba inmutable, le pidió que no llamara al Ministerio Público y que le diera cinco minutos para hacer una llamada al doctor Ibarra Orozco. Al regresar, terminó de llenar el formato; cáncer testicular, metástasis pulmonar y metástasis en hígado.
Ni la muerte de su hijo hizo que la familia Maldonado pudiera descansar. Desde el momento en que murió, comenzaron las maniobras de las autoridades para ocultar su torpeza en el manejo de la enfermedad de Jesús. Decidido a que no quedara impune su muerte, Eugenio Maldonado interpuso una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General del Estado de Querétaro, el 6 de mayo del presente año en contra del Hospital General y quienes resulten responsables. Todo, quedó asentado en la averiguación previa I/327/2016.
Posteriormente, el 6 de junio, Eugenio Maldonado fue llamado por el subcoordinador de la Seseq, Julio César Ramírez. Ahí, el funcionario le cuestionó su actuar en contra del Hospital General.
“Yo demando al Hospital General y a quien resulte responsable, porque no estamos hablando de que omitieron darle un medicamento. Hablamos de la vida que le quitaron a mi hijo”.
Enojado, Julio César Ramírez respondió que no tendría que haber procedido contra el nosocomio, sino contra los médicos, y le dijo que hiciera lo que se le de la gana porque de todas formas ya había iniciado acción penal.
Los médicos negligentes siguen ejerciendo sin consecuencias. La Comisión de Arbitraje Médico del Estado de Querétaro, a cargo del doctor Norberto Plascencia Moncayo, dio por concluido el expediente y dejó a salvo los derechos de las partes. El director Alejandro Ibarra Orozco fue cesado del cargo por otros casos documentados de negligencia.
Eugenio Maldonado continua tocando puertas para que se haga justicia por la negligencia médica que condujo a su hijo a la muerte.


 
DATOS DEL EXPEDIENTE MÉDICO

26 de septiembre del 2013
El doctor Alejandro Cuenca Coss escribió en el expediente: “Paciente masculino con probable metástasis. Se necesitan estudios de extensión (tomografía pélvica y abdominal), marcadores tumorales los cuales los tiene”.
Respuesta del doctor Juan Ignacio Romero Romo, de la Clínica del Dolor, a petición de estudios del Doctor Alejandro Cuenca Coss: “Se revisa placa de tórax solicitada por el Dr. Cuenca en donde observamos la presencia de tumoración metastásica al pulmón por lo que ha generado un mecanismo de insaturación y cardiomegalia. Los padres del paciente reportan que ya no duerme acostado por la disnea que presenta. Sabemos que en pacientes con trisomía tienden a presentar cardiomegalia amen de otros cambios fisiológicos. Se canaliza a neumólogo para interconsulta y esquema de tratamiento a seguir. En caso de que se utilice oxigenador, se puede aplicar morfina a dosis bajas”.
19 marzo del 2014
El doctor Fernando López Soto observa sangrado rectal y ordena una Rectosigmoidoscopia: “Tomografía que arroja datos sugestivos de metástasis a hígado y pulmones. Se solicita biopsia hepática. Tele de tórax y laboratorio”.
21 de agosto del 2015
El doctor Juan Pablo Feregrino Arreola reportó: “Tomografía Computarizada de abdomen y tórax con presencia de infiltrados solo a nivel declive secundarios a retención hídrica, sin evidencia de metástasis, hepatomegalia sin infiltración tumoral. Retroperitoneo sin evidencia de lesiones tumorales. Cardiomegalia. Aumento de calibre de arteria pulmonar”.
“Pronóstico por enfermedad oncológica, sobrevida global estimada del 95 % a 5 años del diagnóstico”.
18 de septiembre del 2015
El doctor oncólogo Juan Pablo Feregrino Arreola reporta en la hoja de evolución anexada al expediente, que luego de una tomografía practicada, se descarta la presencia de Metástasis Hepática.
19 de septiembre del 2015
El Dr. Jaimes Mau y la Doctora Juárez reportan un día después de que el oncólogo Feregrino descartara nuevamente la metástasis: “Se trata de un masculino de 29 años de edad el cual se encuentra cursando su segundo día de EIH con diagnóstico de cáncer testicular con metástasis en hígado y pulmonares”.
6 de abril del 2016
El doctor Héctor Manuel Barragán Campos reporta que no se encuentran en el archivo las tomografías previamente practicadas en cráneo, tórax y abdomen, por lo que ordena nuevos estudios: “Se le explicó a la mamá los resultados de las tomografías. NO descartamos metástasis pulmonares por imagen. Se observan imágenes hiperdensas en el hígado”.

Destruyeron su vida en el mismo nosocomio
FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ
A José Carmen Bernal García le destruyeron la existencia en el Hospital General de Querétaro. El 3 de septiembre ingresó al nosocomio para tratar un padecimiento de colecistectomía laparoscópica (cálculos en la vesícula). Al realizarle los procedimientos le lesionaros las vías biliares. A raíz de ello, fue intervenido nuevamente el 9 de septiembre, ocasionándole una perforación duodenal (parte del intestino delgado).
Ante todas las complicaciones que generaron los malos procedimientos y derivado de las complicaciones, fue necesario alimentarlo por la vía parantenal. Al practicar el procedimiento cara colocarle el catéter, le perforaron un pulmón. Sin explicación alguna, el 4 de noviembre del 2015 le fue amputada la pierna izquierda. En diciembre del 2015 se le reseccionó el intestino delgado, por lo que la mayor parte se pudrió, dejándole aproximadamente 60 centímetros y 10 únicamente para absorción de nutrientes. Finalmente, el 29 de enero del presente año fue dado de alta.
A raíz de todo lo que se le ocasionó en el Hospital General, José Carmen Bernal es hoy una persona discapacitada física de forma permanente, con necesidad de tomar constantemente medicinas y se alimenta con suplementos especiales para sustituir los alimentos que no puede ingerir. Actualmente pesa solo 40 kilogramos y su situación es precaria.
 

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.