México

Se recrudecen disputas por el nuevo aeropuerto

Algunos ejitadarios de Atenco rechazan la venta de terrenos. En Nexquipayac ya hay excavadoras y trascabos; algunos camiones salen cargados de tierra.

MILENIO Actualizada 31/08/2014 a las 09:53    
Terrenos de Atenco, donde presuntamente estará la nueva terminal.  MILENIO

Terrenos de Atenco, donde presuntamente estará la nueva terminal. MILENIO

A unos días de que el presidente Enrique Peña Nieto dé a conocer el proyecto para la construcción de la nueva terminal aérea metropolitana, que reemplazará al actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), las disputas entre los ejidatarios que lo aprueban y quienes lo rechazan se recrudecen.



Al mismo tiempo, avanzan las modificaciones legales que permiten la venta de terrenos donde presuntamente se edificará la terminal aeroportuaria con hoteles y centros comerciales.

Atenco, en el Estado de México, está conformado por varias comunidades, pero el gobierno federal solo requiere de cinco para construir este proyecto: Santa Isabel Ixtapan, San Francisco Acuexcomac, San Cristóbal Nexquipayac, Francisco I. Madero y San Salvador Atenco; esta última (cabecera municipal) es la más grande y es conocida por los enfrentamientos de 2006 con la Policía Federal, lo que dejó un muerto, decenas de heridos y varios líderes del Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) detenidos y encarcelados en el penal de Almoloya de Juárez.

En octubre de 2013 el alcalde priista de Atenco, Ildelfonso Silva Vega, inició una campaña de difusión en bardas, con un mensaje claro para los ejidatarios: promover el cambio de propiedad de la tierra, de ejidal a dominio pleno.

El comisario ejidal, Andrés Ruiz —quien en su autobiografía afirma dedicarse al negocio de ropa en Chiconcuac— está a cargo de esta encomienda, que permitirá a la comunidad de San Salvador Atenco seguir los pasos del poblado adjunto, San Cristóbal Nexquipayac, que en abril pasado avaló el dominio pleno y, bajo esa figura, vendió sus tierras al gobierno federal a través de la Comisión Nacional del Agua.

El costo por hectárea, afirman integrantes del FPDT, fue de millón y medio de pesos, cuando en 2002 estaban valuadas en 70 mil pesos.

En junio pasado, Andrés Ruiz celebró en San Salvador Atenco una reunión que, dice, avaló por votación mayoritaria el dominio pleno; sin embargo, a decir del Frente, la reunión fue una simulación.

Adán Espinosa, conocido integrante del FPDT, explica que “votaron falsos ejidatarios, hubo gente que entregó copia de sus papeles de propiedad de tierra porque los amedrentaron; oficialmente no ha habido una compra-venta, por eso impugnamos ante el Tribunal Agrario de Texcoco”.

El viernes 22, cuando se resolvería tal impugnación, ocurrió una pelea entre seguidores del comisario ejidal e integrantes del Frente.

“No podemos negar que Nexquipayac ya vendió”, dice Espinosa, quien guía a MILENIO hacia la cima del cerro Huatepec, desde donde se observan máquinas excavadoras y trascabos que trabajan a casi dos kilómetros del lugar.

Al parecer —indica— estudian el suelo de lo que será el nuevo aeropuerto en tierras de Nexquipayac. De ese lugar salen camiones de volteo llenos de tierra.

MILENIO buscó al presidente municipal Silva Vega y al comisario ejidal Ruiz Méndez para conocer su versión, pero ambos rechazaron una entrevista.

El pasado 8 de septiembre el Tribunal Agrario repondrá la audiencia que fue cancelada por la riña.

En esta nueva etapa del conflicto, Espinosa adelanta: “Ya no hay para atrás, nuestra palabra es la misma: no vendemos. Ya hubo dos enfrentamientos con la autoridad, pero sentimos que el tercero será el definitivo”.

El 9 de diciembre de 2013 el secretario de Transporte, Gerardo Ruiz Esparza, anunció en la cámara de la construcción que el nuevo aeropuerto estaría en Texcoco, en un terreno federal de 5 mil 500 hectáreas. A pregunta expresa, subrayó que “no habrá necesidad de adquirir tierra adicional”.

Lo cierto es que hasta el momento no se ha informado con exactitud dónde se construirá el nuevo aeropuerto, que al localizarse en el Estado de México dejará de llamarse Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

De ahí que en mayo pasado el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, habló a los medios sobre la petición que hizo a la SCT para que, aunque la nueva terminal se ubique en zona mexiquense, conserve su mismo nombre.

Hace unos días, al reunirse con el presidente Peña Nieto, el alcalde de Los Ángeles, California, Eric Garcetti, adelantó que la compañía local Parsons se encargará de la construcción de la nueva terminal aérea, asociada con empresas mexicanas.

Parsons ha trabajado en proyectos de aeropuertos estadunidenses de gran tamaño (Miami, Arkansas y Fort Lauderdale). Actualmente amplía la terminal internacional de Abu Dabi.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.