México

Hubo fallas en gestión de Yoloxóchitl; según la Cuenta Pública 2012 del IPN

La institución compró vehículos sin el aval de Hacienda, falló en licitaciones y desacató medidas de ahorro

EXCÉLSIOR Actualizada 05/10/2014 a las 09:24    
El organismo fiscalizador advirtió al IPN iniciar investigaciones para establecer sanciones contra funcionarios. En la imagen, la exdirectora, Yoloxóchitl Bustamante.  EXCÉLSIOR

El organismo fiscalizador advirtió al IPN iniciar investigaciones para establecer sanciones contra funcionarios. En la imagen, la exdirectora, Yoloxóchitl Bustamante. EXCÉLSIOR

La Cuenta Pública 2012 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó algunas irregularidades en el manejo de los recursos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en los conceptos de “Servicios Básicos” y “Bienes muebles, inmuebles e intangibles”.

Ante esas anomalías en el uso de los recursos, el organismo fiscalizador advirtió al Órgano Interno de Control del instituto iniciar las investigaciones necesarias para establecer responsabilidades administrativas sancionatorias a funcionarios de esa casa de estudios por diversas irregularidades.

El viernes, cuando los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional recibieron la respuesta a su pliego petitorio y se hizo oficial la salida de la entonces directora general, indicaron que solicitarán una auditoría a la gestión de Yoloxóchitl Bustamante, que ocupó el cargo desde 2009 y terminaría en diciembre de 2015.

Y precisamente en 2012, la ASF señaló que en el IPN había anomalías en el uso de los recursos federales. Entre ellas, destaca haber realizado erogaciones para la adquisición de mobiliario de oficina y vehículos sin contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y haber limitado la participación de proveedores en el proceso de la licitación pública internacional “Para la adquisición de equipo médico y de laboratorio”, y por no haber contado con las metas de reducción de energía eléctrica en sus unidades.

De acuerdo con el dictamen de los procesos fiscalizados por la ASF, el IPN “no adoptó, ni reportó las medidas de ahorro, austeridad y eficiencia, ya que realizó pagos para la adquisición de mobiliario de oficina y vehículos sin autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”.

La fiscalización en ese rubro detectó que el Politécnico Nacional utilizó tres millones 277 mil 100 pesos para comprar sillas, mesas, escritorios, archiveros, armarios, estantes, libreros, sillones ejecutivos y una sala de espera, así como tres millones 666 mil 900 pesos para la compra de vehículos “sin la autorización de la Subsecretaría de Egresos de la SHCP”, además de que el caso de los vehículos no contó con el estudio de costo beneficios ni con la justificación y motivación de dichas adquisiciones.

Ante ese gasto no autorizado, la ASF emitió una promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria al Politécnico Nacional, señalando al órgano interno de control de la institución para que sancionara a los servidores públicos que destinaron recursos para la adquisición de bienes para la Coordinación General de Servicios Informáticos, a las direcciones de Bibliotecas, de Desarrollo y Fomento a la Cultura, de Educación Continua, de Educación Media Superior, y de Programación y Presupuesto sin la autorización correspondiente.

Otra de las anomalías que reveló la Cuenta Pública 2012 fue que el IPN limitó la participación de proveedores para la adquisición de equipo médico y de laboratorio, para lo cual tenía un monto de 116 millones 761 mil 100 pesos.

A esa licitación, el IPN hizo modificaciones a la convocatoria seis días antes del acto de presentación y apertura de proposiciones, lo cual tenía que haberse hecho por lo menos siete días antes, como lo establece la ley, pero el Politécnico hizo ajustes cuando ya se había cumplido el plazo para ello.

De las 10 licitaciones públicas del IPN que revisó la ASF, detectó que para la compra de equipo médico y de laboratorio, la institución hizo modificaciones para reducir a los proveedores. Además, hubo aspectos específicos fuera de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

Ante esa anomalía, la auditoría solicitó al Órgano Interno de Control del Politécnico ejercer el procedimiento sancionatorio a los servidores públicos que en su gestión limitaron la libre participación de cualquier otro proveedor, pues no demostraron que existían al menos cinco probables proveedores que pudieran cumplir con los requisitos de la licitación.

Aunado a las dos anomalías anteriores, la Cuenta Pública 2012 reveló también que el IPN no estableció metas de reducción de consumo de energía eléctrica en 31 inmuebles, tal como deben hacerlo las dependencias de la Federación, y además es una institución que carece de controles internos para evaluar y dar seguimiento a la problemática, metas físicas y beneficios de los programas de inversión.

El dictamen concluyó que al IPN le faltan “mecanismos de planeación, inspección y seguimiento que concluya en la utilización y funcionamiento adecuado de los bienes adquiridos”.

La ASF recomendó a la institución implementar mecanismos de supervisión en la elaboración del Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios, ya que no hay un plan general para la compra de equipo, por lo que se gasta sin planeación.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.