México

Entre reclamos, dan licencia a diputada priista que aspira a la CNDH

APRO Actualizada 21/10/2014 a las 20:02    
La diputada priista Miriam Cárdenas Cantú (al centro).  PROCESO

La diputada priista Miriam Cárdenas Cantú (al centro). PROCESO

“Si tiene algo de conciencia y algo de preocupación por los derechos humanos no dejaría esta comisión, no la dejaría al garete”, reclamó desde su curul la diputada del PT y miembro de la comisión ordinaria de Derechos Humanos, Loretta Ortiz Ahlf, al discutir la solicitud de licencia de la priista y presidenta de esa instancia, Miriam Cárdenas Cantú.

La legisladora coahuilense sometió hoy a consideración del pleno su petición de licencia para poder disputar la presidencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), órgano autónomo que aún encabeza Raúl Plascencia y quien deberá abandonar el cargo el 15 de noviembre en caso de no ser reelecto.

Hace una semana, Apro reveló que la diputada del PRI dejaría el cargo en la comisión ordinaria para, a petición del gobierno federal, competir por el cargo en el órgano autónomo. Sin embargo, al presentar hoy su licencia se topó con reclamos de sus compañeros de comisión y que forman parte del bloque opositor al gobierno de Enrique Peña Nieto.

El diputado del PRD, Roberto López Suárez, fue más allá en sus reclamos, al sostener que “pareciera que está supeditada la comparecencia del presidente actual de la CNDH a los tiempos de la diputada Miriam Cárdenas”.

El reclamo se debió a que en los dos años y medio que tiene la actual legislatura federal y, por consiguiente el tiempo que tiene en la presidencia de la comisión ordinaria de Derechos Humanos, Miriam Cárdenas Cantú nunca concretó la exigencia para que compareciera Plascencia Villanueva, como es su obligación, y rendir ante los diputados un informe sobre las violaciones a derechos humanos que se han presentado en la gestión de Peña Nieto.

López Suárez recordó que luego de varios intentos se logró obligar a la diputada del PRI, Cárdenas Cantú, para que pidiera la comparecencia de Raúl Plascencia en abril pasado, sin embargo, con argucias los priistas trasladaron a la llamada “conferencia de la Cámara” la decisión de fijar fecha y hora.

La conferencia está encabezada por el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y el presidente de la Mesa Directiva.

Al hacer este reclamo, el presidente de la mesa desde el 1 de septiembre pasado, el perredista Silvano Aureoles, dijo que el tema de la comparecencia del titular de la CNDH se retomó en la reunión del lunes de la Jucopo.

“La conclusión fue que sigue pendiente que la Comisión de Derechos Humanos precise fecha y tiempo para la comparecencia”, atajó Aureoles.

López Suárez recordó al presidente de la Mesa Directiva que Raúl Plascencia aún tiene pendiente entregar informes sobre la matanza de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas; la muerte de dos estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en diciembre de 2013, y el tema de las autodefensas de Michoacán.

Además, el tema de Guerrero luego de la detención de la comandanta de la Policía Rural, Nestora Salgado, y sobre la detención del doctor José Manuel Mireles, dirigente y líder moral de las autodefensas de Michoacán. Por cierto, estos dos último presos en penales de alta seguridad y acusados de portar armas de uso exclusivo del Ejército Mexicano.

Pese a ello, de ningún tema ha dado explicación el defensor de los derechos humanos del país, cuyo mandato concluirá el 15 de noviembre.

Ricardo Mejía, diputado de Movimiento Ciudadano, dijo que es una decisión personal la de la diputada priista Miriam Cárdenas Cantú, de pedir licencia para competir por la titularidad de la CNDH:

“Pero desde luego que su decisión trae consecuencias, y eso es lo relevante, porque quizá en estos momentos de la vida política del país, la comisión más importante o la que debiera ser la más importante para la Cámara de Diputados, es la de Derechos Humanos, porque la emergencia humanitaria y de los derechos humanos que hoy vive el país, no sólo se refleja en Iguala, en Tlatlaya, Allende, Coahuila, San Fernando, Puebla, es generalizada. Esta Cámara no puede ser omisa”, alertó.

Mejía Berdeja calificó luego la actuación de Raúl Plascencia como “omisa en temas relevantes, facciosa y tapadera de muchas violaciones a los derechos humanos”.

Y soltó: “¿Quién protege a Raúl Plascencia?”, para enseguida sostener que antes de dejar de ser presidente de la CNDH “tiene que venir aquí a rendir cuentas”.

“No se puede ir de la presidencia de la CNDH sin que rinda cuentas, sería gravísimo y un mal precedente. Esta Cámara no es tapadera de ningún órgano constitucional ni de ningún funcionario”, reclamó Mejía.

Lo secundó Fernando Zárate Salgado, diputado del PRD y miembro de la corriente de Los Chuchos, cuando advirtió que la solicitud de licencia de la priista Miriam Cárdenas Cantú “debería traer un debate profundo”.

Asimismo, destacó que desde que asumió la presidencia de la CNDH, Raúl Plascencia ubicó a familiares de “connotada senadora, Mariana Gómez del Campo”, en la nómina, “más bien diría, tiene compradas las voluntades de distintos funcionarios hacia abajo. No quiere rendir cuentas sobre los casos Tlatlaya, San Fernando o migrantes de Centroamérica, pero tampoco administrativamente quiere rendir cuentas”.

El perredista consideró que la CNDH se ha convertido en “una parcela” “en donde se pueda hacer lo que uno quiera sin rendir cuentas a otros poderes ni que existan los contrapesos y pesos que la Constitución mandata”.

Luego demandó que no se conviertan los organismos autónomos en “una guarida de semiburócratas y semiprofesionales en donde los utilizan como agencia de contratación de partidos políticos”.

Todos los oradores dijeron respetar las aspiraciones de la priista Miriam Cárdenas Cantú, pero recordaron que su ausencia en la presidencia de la comisión puede retrasar aún más la comparecencia de Raúl Plascencia y obstruir al “grupo de trabajo para Tlatlaya”, pues también de él forma parte la diputada.

A la salida de Cárdenas Cantú, el PRI tiene que nombrar a un sustituto, y el temor de los legisladores es que se vuelva a retrasar el trabajo sobre Tlatlaya, grupo que apenas ha realizado una reunión, la del martes 14.

Finalmente, con el respaldo de su partido, Miriam Cárdenas Cantú obtuvo su licencia para separarse del cargo desde hoy y hasta el 15 de noviembre, día en que se anunciará quién será el nuevo presidente de la CNDH.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.