México

Son irregulares 121 firmas de seguridad; operan sin control, alerta estudio de la UNAM

Empresas de vigilancia y custodia no son efectivas y carecen de estándares de calidad, determina un análisis universitario

EXCÉLSIOR Actualizada 02/01/2015 a las 08:24    
El análisis de la UNAM alerta de la deficiencia en los servicios de seguridad que reciben personas e instalaciones estratégicas federales.  EXCÉLSIOR

El análisis de la UNAM alerta de la deficiencia en los servicios de seguridad que reciben personas e instalaciones estratégicas federales. EXCÉLSIOR

De 975 empresas de seguridad privada que operan en México, 121 no están controladas y ofrecen sus servicios de manera irregular.

El estudio de la UNAM Evaluación externa de consistencia y resultados efectuada al programa presupuestario E 001/901 Desarrollo de Instrumentos para la Prevención del Delito, que evaluó el programa de la Secretaría de Gobernación, el cual detectó a esas compañías anómalas, advierte que está en riesgo la estrategia federal para regular a los particulares que ofrecen servicios de vigilancia y custodia.

“Las instituciones que prestan servicios de seguridad no lo hacen de manera confiable ni efectiva, es decir, que no están adecuadamente reguladas, no cumplen con estándares mínimos de calidad y, por tanto, proveen un servicio deficiente”, de acuerdo con el análisis universitario.

El programa que detectó a las 121 empresas se llama Desarrollo de Instrumentos para la Prevención del Delito, aplicado por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), para tener un control de las compañías del ramo.

El estudio de la UNAM realizado por la Facultad de Economía sugirió el fortalecimiento de los mecanismos implementados para la detección de prestadores de servicios sin autorización, posiblemente, con acuerdos con gobiernos locales.

A decir de expertos consultados, una empresa de seguridad informal es fundada, generalmente, por expolicías, ofrece sus servicios sin un análisis previo de vigilancia y custodia, y contrata personal de manera inmediata.

Detectan 121 firmas de seguridad piratas

Análisis de la UNAM sugiere fortalecer los mecanismos implementados para la detección de prestadores de servicios sin autorización.

De las 975 empresas de seguridad privada que operan en México, la Secretaría de Gobernación (Segob) detectó que 121 funcionan sin autorización, lo que ha puesto en riesgo la estrategia del gobierno federal para regular a los particulares que brindan servicios de vigilancia y custodia.

De acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre la efectividad del programa denominado Desarrollo de Instrumentos para la Prevención del Delito —aplicado por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) para tener un control de las empresas que ofrecen servicios de seguridad—, en el país hay 854 firmas debidamente registradas y 121 que operan de manera irregular.

El documento Evaluación externa de consistencia y resultados efectuada al programa presupuestario E 001/901 Desarrollo de Instrumentos para la Prevención del Delito refiere que “la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP) implementó un mecanismo para detectar a los prestadores de servicios que operan sin autorización, con lo que se mejoró y complementó la cuantificación de su población potencial”.

No obstante, “se sugiere fortalecer los mecanismos actualmente implementados para la detección de prestadores de servicios sin autorización, posiblemente, con acuerdos de coordinación específicos con los gobiernos locales”, agrega el estudio realizado por la Facultad de Economía de la máxima casa de estudios.

Protección con calidad

El programa Desarrollo de Instrumentos para la Prevención del Delito depende de la Segob y su ejecución corresponde a la Comisión Nacional de Seguridad, encabezada por Monte Alejandro Rubido, a través de la Dirección General de Seguridad Privada (DGSP) y del Servicio de Protección Federal (SPF).

Su objetivo es lograr que las instituciones que otorgan seguridad pública lo hagan de manera confiable y efectiva, es decir, que estén reguladas, cumplan ciertos estándares de calidad y que provean un servicio eficiente, lo que tendrá como resultado el que las personas e instalaciones a las que protegen estén realmente seguras.

El programa pretende lograr este objetivo con la prestación de dos servicios. Uno: la regulación y supervisión de los servicios de seguridad privada. Y dos: la protección federal a personas, bienes e instalaciones de las dependencias, entidades de la administración pública federal, órganos de carácter federal de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial y demás instituciones públicas que así lo soliciten.

Instalaciones estratégicas, en riesgo

El análisis de la UNAM determinó que el esquema de la administración federal para regular a particulares y vigilar instalaciones estratégicas es deficiente.

“El programa no se considera consistente. No se detecta que las unidades responsables actúen de manera coordinada para alcanzar el objetivo”; agrega que “las instituciones que prestan servicios de seguridad no lo hacen de manera confiable ni efectiva, es decir, que no están adecuadamente regulados, no cumplen con estándares mínimos de calidad y, por tanto, proveen un servicio deficiente”.

Por parte de la Dirección General Seguridad Privada, “el problema a atender se entiende como la falta de actualización, modernización y profesionalización de los procesos que se emplean para regular a las prestadoras de servicios de seguridad privada que tienen presencia en dos o más
entidades federativas”.

Por parte del Servicio de Protección Federal, agrega el estudio, “el problema a atender se entiende como la deficiencia en los servicios de seguridad que reciben personas e instalaciones estratégicas federales”.

Respecto a la protección de sedes clave del Estado mexicano —instalaciones militares, energéticas, de comunicaciones y transportes y de gobierno— el reporte de la Universidad Nacional Autónoma de México señala que “no se detectó que el SPF (Servicio de Protección Federal) lleve un registro de las dependencias y entidades del gobierno federal, particularmente de las que desempeñan funciones estratégicas”.

calidad del servicio

Éstos son algunos puntos para diferenciar las empresas profesionales de seguridad privada de las que operan de forma irregular:

Empresa pirata
  • Ofrece servicios o productos sin hacer un análisis previo de seguridad.
  • Contrata de forma inmediata al personal.
  • Ofrece servicios generales.
  • Tiene un equipo básico de comunicación.
  • Proporciona macanas y armas a su personal, muchas veces sin permisos para la portación de las mismas.
  • No cuenta con permisos para operar.
  • No cuenta con certificaciones ni afiliaciones.
  • Suele ser fundada por expolicías.
  • Está constituida por personal improvisado.
  • El personal carece de prestaciones.
Empresa profesional
  • Realiza un diagnóstico previo y particular de seguridad.
  • Realiza exámenes de confianza, aptitud y conocimientos para el aspirante.
  • Cuenta con especialización por rubros, por ejemplo, seguridad personal, seguridad empresarial.
  • Cuenta con tecnología de punta.
  • Establece que sólo personal previamente capacitado puede portar un arma, además de que la empresa cuenta con permiso otorgado por la Sedena para el uso de la misma.
  • Cuenta con el permiso correspondiente para operar. Incluso, algunas empresas cuentan con permiso Federal de Operaciones.
  • Cuenta con Certificaciones en sus procesos.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.