Planeta

Refuerzan seguridad en la Casa Blanca tras entrada de intruso

Omar González, de 42 años, fue arrestado el viernes y se espera que sea presentado el lunes en un tribunal federal para enfrentar cargos

ESPECIAL Actualizada 21/09/2014 a las 21:01    
Omar González, un veterano de la guerra de Irak, padece trastorno por estrés postraumático y necesita tratamiento.  ESPECIAL

Omar González, un veterano de la guerra de Irak, padece trastorno por estrés postraumático y necesita tratamiento. ESPECIAL

Un veterano de la guerra de Irak acusado de haber escalado una cerca para entrar a la Casa Blanca antes de ser detenido por agentes del Servicio Secreto tenía varias armas que pudo haber llevado si hubiera tenido la intención de lastimar a alguien, dijo el domingo un antiguo hijastro.

Omar González, de 42 años, fue arrestado el viernes y se espera que sea presentado el lunes en un tribunal federal para enfrentar cargos por ingresar ilegalmente a un edificio o terreno restringido con un arma letal o un arma peligrosa, en este caso una navaja plegable.

Jerry Murphy, cuya madre estuvo casada con González durante varios años, dijo que González padece trastorno por estrés postraumático (TEPT) y que necesita tratamiento, no ser tratado como un delincuente. Señaló que González ha estado manejando por el país y viviendo en su camión durante el último par de años y que siempre tiene la navaja con él.

"Sé que tiene artillería pesada, ¿saben? Tiene todo tipo de armas y está entrenado para usarlas", dijo Murphy. "Creo que si él hubiera querido armar un alboroto o causar problemas, muy bien pudo haberlo hecho. Pero está claro que no fue así".

El Servicio Secreto ha sido criticado fuertemente desde la bochornosa falla de seguridad, que ocurrió cuando el presidente y su familia no estaban en la Casa Blanca. Julia Pierson, directora del Servicio Secreto, ordenó aumentar la vigilancia y el patrullaje de agentes en la residencia presidencial, mientras la entidad investiga qué falló.

El Ejército dijo que González se enlistó en las fuerzas armadas en 1997 y permaneció activo hasta que cumplió su servicio en septiembre de 2003. Se volvió a enlistar en julio de 2005 y prestó servicios hasta su retiro a fines de 2012; estuvo en Irak de octubre de 2006 a enero de 2008.

El ejército no entrega detalles sobre la discapacidad de sus miembros por razones de privacidad. Pero Samantha Bell, ex esposa de González y madre de Murphy, dijo que González fue dado de baja con honores por razones médicas y que padecía fascitis plantar en ambos pies, por lo que se había operado varias veces. Señaló que además padece TEPT, por lo cual le han recetado varios medicamentos.

Bell agregó que ella y González se casaron en 2006 y vivieron juntos en Copperas Cove, cerca de Fort Hood, hasta que se separaron en 2010 debido al empeoramiento del estado mental de él. Después de su segundo despliegue en Irak, González comenzó a llevar todo el tiempo una pistola calibre .45 y mantenía detrás de las puertas de su casa tres o cuatro fusiles y escopetas, dijo Bell, quien se volvió a casar y vive ahora en el sur de Indiana.

Ella dijo que González mantenía descorridas las persianas y frecuentemente bajaba durante la noche para asegurarse que las puertas estaban cerradas y el horno apagado. Bell dijo que en una ocasión se despertó a la mitad de la noche y vio a González parado al pie de la cama observándola. Dijo que el hombre le dijo que sencillamente la observaba dormir.

"Fue realmente extraño y no supe cómo tomarlo", señaló. "Sencillamente ya no pude con ello. No quise tener que enfrentar eso. No pude, esa es la razón por la que me fui. Él estaba tan paranoico que estaba comenzando a volverme paranoica".

La noticia del intruso que logró llegar hasta la residencia presidencial encendió las alarmas y despertó desconfianza por la seguridad en uno de los edificios más resguardados del mundo. Por su parte, el presidente Barack Obama trató de aliviar las preocupaciones sobre si el Servicio Secreto sigue siendo apto para protegerlo a él y su familia.

"El presidente tiene plena confianza en el Servicio Secreto y agradece a los hombres y mujeres que todos los días, las 24 horas, brindan protección a él, a su familia y a la Casa Blanca", señaló el sábado el portavoz de la Casa Blanca, Frank Benenati.

Según Benenati, la Casa Blanca confía en que la investigación de Pierson se realice "con el mismo profesionalismo y compromiso con el deber que nosotros y la ciudadanía estadounidense esperamos del Servicio Secreto federal".

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.