Planeta

El gobierno de Rajoy impugna la nueva consulta catalana

El gobierno español considera que la nueva consulta convocada para el 9 de noviembre por el gobierno catalán es anticonstitucional

MILENIO Actualizada 31/10/2014 a las 21:33    
Etiquetas
El presidente de la Generalitat, gobierno autónomo catalán, denunció hoy que el gobierno español actúa con "abuso de poder".  ESPECIAL

El presidente de la Generalitat, gobierno autónomo catalán, denunció hoy que el gobierno español actúa con "abuso de poder". ESPECIAL

El gobierno de España, que encabeza Mariano Rajoy, anunció hoy que impugnará ante el Tribunal Constitucional (TC) la nueva consulta independentista convocada por el presidente de Cataluña, Artur Mas, para el próximo 9 de noviembre, alegando que es anticonstitucional porque vulnera los derechos de los ciudadanos.

Tras decidir lo anterior en el Consejo de Ministros, el recurso se registró mismo y con él, el Ejecutivo solicitará la suspensión de todas las actuaciones para organizar este denominado proceso participativo, tanto las ya realizadas como las que vengan.

De esta manera, el TC decidirá el martes la admisión a trámite del recurso y la administración de Rajoy espera que Mas cumpla esta vez la resolución, según la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

La “número dos” del gobierno de España señaló que el presidente catalán debe ser muy consciente de que si con la primera consulta vulneraba la Constitución, con esta nueva “vulnera derechos de los ciudadanos a los que representa y gobierna, y eso es un paso más en su responsabilidad”.

No obstante, y aunque se le preguntó, la vicepresidenta no aclaró si el gobierno se plantea acciones legales contra Mas, como máximo responsable del primer referéndum en el que se preguntará si se está o no de acuerdo en que Cataluña se independice del resto de España.

Sáenz de Santamaría añadió que uno de los objetivos principales del recurso es defender los derechos de los ciudadanos catalanes a los que, a juicio del gobierno, Mas está trasladando la responsabilidad de incumplir la ley, una responsabilidad que él no quiere asumir con su firma.

“El gobierno quiere defender los derechos de los catalanes y en especial de los funcionarios, a los que el gobierno catalán quiere colocar a la intemperie legal”, dijo en referencia al aviso de la administración de Mas a directores de colegios e institutos para que el día 9 abran sus centros y estos acojan urnas de votación.

La vicepresidenta recordó que se trata de una consulta convocada para la misma fecha que la que ya fue suspendida por el Constitucional, con la misma pregunta, las mismas papeletas y las mismas urnas; además de no contar con ninguna administración electoral que la respalde y estar encabezada por “quienes defienden un resultado concreto” y que participan con voluntarios “captados e instruidos”.

Expresó que con su recurso, explicó que el gobierno pretende asegurar la vigencia del ordenamiento jurídico constitucional y el Estado de Derecho, proteger la democracia, garantizar los derechos de los catalanes y, especialmente, los de los funcionarios.

Sáenz de Santamaría señaló también que utilizar a personas voluntarias para llevar adelante la jornada del día 9 “eleva si cabe la gravedad de los vicios porque omite las más elementales garantías constitucionales para la participación política, como es la neutralidad del proceso. Se trata de voluntarios, dijo, reclutados y aleccionados a favor de un resultado concreto.

Por separado, el portavoz parlamentario del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Antonio Hernando, reiteró el apoyo de su fuerza política al recurso interpuesto por el Ejecutivo contra la consulta alternativa de independencia. acus“Estamos ante un fraude de ley y cuando se produce un fraude de ley la obligación del gobierno es recurrir a los tribunales, por eso estamos de acuerdo”, afirmó.

Mientras, en Barcelona, el presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas, no tardó en responder. "El gobierno central está actuando con abuso de poder y abuso de derecho", afirmó Mas en una comparecencia en Barcelona, acusando al gobierno español de utilizar el tribunal para resolver un conflicto político y anunciando acciones legales contra el ejecutivo de Rajoy.

Ganaría el "sí”

En tanto, el doble “sí” en la consulta se impondría, según la nueva encuesta del Centro de Estudios de Opinión de Cataluña: el 64.2% votaría “sí” en la primera pregunta (¿Cree que Cataluña debe ser un Estado) - y el 76.9% en la segunda )¿Cree que ese Estado debe ser independiente?.

El estudio fue presentado hoy por el director del organismo, Jordi Argelaguet, quien pronosticó que la primera pregunta tendría un 64.2% de “sí”, un 19.7% de “no”, un 1.1% de votos en blanco o nulos, un 7% de indecisos, un 6.9% no votarían y un 1.2% no contesta.

En la segunda cuestión -que sólo contestarán quienes hayan votado afirmativamente a la primera-, el “sí” conseguiría un 76.9% de apoyos, el “no” un 19.6%, los indecisos son el 2.3%, los abstencionistas un 0.6%, no contestan el 0.5%, y el voto blanco y nulo se sitúa en el 0%.

El sondeo se hizo entre el 29 de septiembre -día en el que el Tribunal Constitucional suspendió cautelarmente la ley de consultas no refrendarias y el decreto de convocatoria de la votación- y el 23 de octubre.

La encuesta tiene un margen de error del 2.69% y se hizo preguntando presencialmente a dos mil personas mayores de 18 años, aunque hay que tener presente que en el 9-N también están llamados a participar los mayores de 16 años.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.