Planeta

Fustiga papa Francisco a ‘hombres que se creen dioses’

El pontífice afirma que son los responsables de la devastación que impera en el mundo y del sufrimiento de millones de personas

EFE Actualizada 01/11/2014 a las 15:51    
Francisco ofició este sábado una misa con ocasión del Día de Todos los Santos en el cementerio del Verano de Roma.  EFE

Francisco ofició este sábado una misa con ocasión del Día de Todos los Santos en el cementerio del Verano de Roma. EFE

El papa Francisco criticó hoy el "sistema de devastación que impera en el mundo" y que, dijo, es el responsable del sufrimiento de tantas personas, y pidió el fin de la guerra para que niños, pobres y débiles no padezcan sus consecuencias.

En una misa celebrada con ocasión del Día de Todos los Santos, Francisco pidió que se tenga presente "ese sistema de devastación que impera en el mundo, que no es algo del pasado, sino que existe actualmente".

"Somos capaces de devastar la tierra y todo cuando nos rodea", dijo el Papa ante miles de fieles católicos, durante la homilía de la misa, oficiada en el cementerio del Verano de Roma.

El Pontífice criticó a los "hombres que se creen dioses, que se creen reyes", que "se han adueñado del reino de Dios" y que son los responsables, aseguró, del sufrimiento de millones de personas en todo el mundo.

"Son los que causan las guerras, que no contribuyen precisamente a sembrar la semilla de la vida, sino que solo consiguen destruir el mundo y causar sufrimiento a pobres, débiles y niños", subrayó.

Y añadió: "Todos esos niños que sufren, niños hambrientos, niños enfermos, no son niños de otra especie, son seres humanos".

El Papa pidió a los presentes orar para que haya paz, para que haya pan, para que haya niños que jueguen con sus abuelos y jóvenes que puedan trabajar y también para que nadie sea perseguido por la fe.

"Me gustaría que hoy pensáramos en todos ellos, pecadores como nosotros, pero con vidas destruidas, pues sufren las consecuencias de los destructores", recalcó.

El Papa recordó a los presentes que su labor es acompañar a los débiles y a los que sufren, y pidió a Dios coraje para que los hombres acaben con todo lo que es devastación, destrucción y exclusión de la paz.

"Nuestra actitud debe ser la de caminar al lado del Padre en este mundo de devastación. No será un camino fácil, nos causará problemas, pero es la única manera de que aquellos que tanto sufren puedan ir hacia delante", afirmó Francisco, quien garantizó que ellos serán santos en el momento del encuentro definitivo con Dios.

El papa Francisco llegó al cementerio del Verano poco antes de las 16.00, hora local (15.00 GMT) entre las manifestaciones de júbilo de los miles de fieles que festejaron con él el Día de Todos los Santos.

Esta es la segunda vez que Francisco celebra la misa de Difuntos en el cementerio del Verano, costumbre que ya tuvo Juan Pablo II (1978-2005), y que, sin embargo, abandonó su sucesor, Benedicto XVI (2005-2013).

Este enorme cementerio es el principal de la capital italiana y está considerado un museo al aire libre por el gran número de obras y esculturas de siglo XIX y XX pertenecientes a panteones de grandes familias.

Fue instituido a comienzos del siglo XIX, durante la dominación napoleónica, gracias al Edicto de Saint-Claude que imponía que los enterramientos se llevasen a cabo extramuros de la ciudad y no cerca de las iglesias o en su interior, aunque la edificación fue llevada a cabo entre 1852 y 1871, según el proyecto de Virginio Vespignani.

Desde el año de su inauguración hasta 1980 prácticamente todos los romanos fueron enterrados en este cementerio, con excepción de los papas, los cardenales y los componentes de la Familia Real italiana.

En este cementerio se encuentran las tumbas de personalidades como el poeta Goffredo Mameli (autor de la letra del Himno Nacional italiano), el director de cine y actor Vittorio De Sica, los actores Alberto Sordi y Marcello Mastroianni, el escritor Alberto Moravia y el poeta y escritor Giuseppe Ungaretti, entre otros.

Allí también están enterrados los zuavos pontificios, el cuerpo militar de elite compuesto por combatientes voluntarios, muchos de los cuales murieron en 1870 -en pleno pontificado de Pío IX (1846-1878)- al intentar detener la entrada en Roma de las tropas piamontesas, con la que concluyó definitivamente la unificación italiana.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.