Planeta

El Papa aboga por cristianos de Oriente y por unión con ortodoxos

Francisco concluye su viaje de tres días a Turquía; junto al Patriarca Ecuménico Bartolomé I, exige el fin de la persecución a cristianos en Siria e Irak

EFE Actualizada 30/11/2014 a las 12:44    
.  ESPECIAL

. ESPECIAL

El papa Francisco concluyó este domingo su viaje a Turquía con una enérgica defensa de los cristianos de Oriente, amenazados por los yihadistas en Irak y en Siria, y abogó por un acercamiento entre católicos y ortodoxos, separados desde hace más de un milenio.

Francisco y el Patriarca Ecuménico Bartolomé I emitieron un comunicado conjunto instando a líderes en la región a intensificar la ayuda a víctimas del grupo Estado Islámico y especialmente permitir a los cristianos que han tenido una presencia de 2 mil años en la región a permanecer en sus tierras natales.

"La terrible situación de los cristianos y todos aquellos que están sufriendo en Medio Oriente requiere no sólo nuestras oraciones constantes, sino también una respuesta apropiada por parte de la comunidad internacional", escribieron.

El comunicado fue emitido al final del primer viaje de Francisco a Turquía, durante el cual oró en una de las mezquitas más importantes de Estambul.

Francisco, quien representa a mil 200 fieles de la Iglesia católica, y Bartolomé, líder espiritual de los 300 millones de cristianos ortodoxos del mundo, hicieron un llamado al "diálogo constructivo" con el Islam "basado en el respeto mutuo y amistad".

"Inspirados por valores comunes y fortalecidos por sentimientos fraternales genuinos, musulmanes y cristianos están llamados a trabajar juntos por el bien de la justicia, paz y respeto por la dignidad y derechos de toda persona, especialmente en esas regiones donde vivieron alguna vez durante siglos en coexistencia pacífica y ahora trágicamente sufren juntos los horrores de la guerra", afirmaron.

La firma de la declaración se produjo después de que ambos bendijeran a los fieles desde el balcón del Palacio Patriarcal tras asistir a la divina liturgia en la catedral ortodoxa de San Jorge, a la que fue invitado el papa Bergoglio.

UNIDAD ENTRE CATÓLICOS Y ORTODOXOS
Durante la ceremonia ambos pronunciaron sendos discursos en los que apoyaron la unidad entre católicos y ortodoxos y el Papa dijo que la Iglesia católica "no impondrá exigencias" para que aquella se produzca.

El Papa recordó que no era la primera vez que asistía a una divina liturgia ortodoxa puesto que lo hizo siendo arzobispo de Buenos Aires, pero dijo que la oportunidad de hacerlo hoy en Estambul era una "gracia singular" de Dios.

Las iglesias católica y ortodoxa se dividieron en 1054 debido a diferencias sobre la primacía de papado y hubo un tiempo en que los patriarcas tenían que besar los pies del Papa.

Al final de un servicio de oración conjunto realizado el sábado, el papa Francisco se inclinó ante Bartolomé y le pidió su bendición, "para mí y la Iglesia de Roma", una demostración asombrosa de deferencia papal a un patriarca ortodoxo que subraya la esperanza de Francisco de terminar con la desunión.

En sus comentarios del domingo, Francisco aseguró a los creyentes ortodoxos reunidos en la iglesia de San Jorge que la unidad no significaría sacrificar su rico patrimonio litúrgico o "significaría sumisiones de uno al otro, o asimilación".

"Quiero asegurar a cada uno de ustedes reunidos aquí que, para alcanzar el objetivo deseado de unidad completa, la Iglesia católica no intenta imponer ninguna condición excepto aquella de la profesión compartida de fe", afirmó.

Bartolomé, por su parte, afirmó que los cristianos están siendo perseguidos en todo Medio Oriente sin importar su creencia religiosa particular, una referencia a los ataques del grupo Estado Islámico a minorías religiosas en Siria e Irak.

"Los martirizadores modernos de cristianos no preguntan a qué Iglesia pertenecen sus víctimas", enfatizó. "La unidad que nos concierne ya está lamentablemente ocurriendo en ciertas regiones del mundo a través de la sangre de mártires".

Turquía está albergando actualmente aproximadamente a 1,6 millones de refugiados que se vieron obligados a huir de sus casas debido al grupo Estado Islámico, el cual se ha apoderado de trozos de territorio en las vecinas Siria e Irak.

FRANCISCO SE REÚNE CON JÓVENES REFUGIADOS
El papa Francisco se reunió en Estambul con jóvenes refugiados procedentes de, entre otros países, Irak y Siria, ante los que hizo un llamamiento para que los políticos atiendan la aspiración de sus poblaciones a la paz.

"Me dirijo a los líderes políticos para que tengan en cuenta que la gran mayoría de sus poblaciones aspiran a la paz, aunque a veces ya no tienen la fuerza ni la voz para pedirla", dijo el Papa.

En el encuentro, de aproximadamente media hora, participaron alrededor de un centenar de jóvenes refugiados cristianos y musulmanes de entre 10 y 15 años de edad acogidos por el Oratorio Salesiano.

La mayoría de ellos proceden de Irak, Siria y algunos países africanos y forman parte de un grupo de 600 refugiados acogidos en los centros salesianos.

La reunión estaba prevista realizarla en el jardín de la representación pontificia en Estambul pero finalmente se optó por llevarla a cabo en la catedral del Espíritu Santo dado que llovía.

Francisco quiso manifestarles su consuelo en su situación, "triste consecuencia de conflictos exasperados y de la guerra que (...) siempre es un mal y nunca es la solución de los problemas, sino que más bien crea otros".

"Las condiciones degradantes en las que muchos refugiados tienen que vivir son intolerables", denunció el pontífice, que aunque no tuvo acceso a estos refugiados a través de las autoridades de Turquía -a las que no obstante había agradecido la acogida a cientos de miles de ellos- sí logró hablar con una representación.

"Hago un llamamiento para una mayor convergencia internacional para resolver conflictos que ensangrentan sus tierras de origen, para contrarrestar las otras causas que obligan a las personas a abandonar su patria", agregó el papa.

Por último, el pontífice les aseguró que la ayuda de las organizaciones sociales y caritativas de la Iglesia continuará.

El acto comenzó con el saludo del director del oratorio, el español Andrés Calleja, prosiguió con el relato de una joven que sufrió persecución en Irak y concluyó con una canción dedicada al pontífice en español, inglés y árabe y con una foto de familia.

Al término del acto, el Papa visitó al patriarca armenio de Constantinopla, Mesrop Mutafian, que se encuentra gravemente enfermo e ingresado en el hospital San Salvador de Estambul

Este fue el último acto del Papa en Turquía, antes de partir hacia el aeropuerto, donde tomó el vuelo de regreso a Roma.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.