Planeta

Trudovskiye, frente de batalla entre prorrusos y el ejército ucraniano

NOTIMEX Actualizada 04/07/2015 a las 15:25    
.  NOTIMEX

. NOTIMEX

Desde hace meses el pequeño pueblo de Trudovskiye, a las puertas de Donetsk, es uno de los principales frentes de batalla entre los separatistas prorrusos y el ejército ucraniano.

Un grupo de combatientes mantiene la posición de las trincheras, impenetrables para las cámaras por razones de seguridad. A pocos metros de distancia se encuentra lo que queda del Donbass Equicenter, que antes de la guerra era el centro de equitación más importante de toda Ucrania.

Aquí casi todos los días llueven granadas y proyectiles, que añaden desolación a un paisaje que recuerda la superficie lunar, con cráteres por todas partes. El conflicto ucraniano, a pesar de estar en punto muerto, sigue cobrándose muertos y heridos, y el camino hacia la solución sigue siendo cuesta arriba.

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que el Donbass Equicenter era uno de los buques insignia del Donbass, la región del este de Ucrania que desde hace más de un año es el escenario de una feroz guerra civil*.

El centro de equitación en el distrito de Trudovskiye, en el suroeste de Donetsk, tuvo la mala suerte de estar en la línea de fuego entre los combatientes de la República Popular de Donetsk y el ejército de Ucrania, y se ha visto reducido a un montón de escombros.

Antes de que fuera conquistada por los separatistas, toda el área fue sembrada de minas antipersona. Algunas han sido desactivadas, mientras que otras, que todavía son susceptibles de explotar, se señalan con una lata que se aguanta con una ramita.

En los días de calma, cuando los ataques disminuyen en las trincheras, los soldados del tristemente famoso batallón Vostok dan una vuelta por los establos y la pista para buscar minas ocultas por la alta hierba y para comprobar, más por curiosidad que por necesidad, los daños causados por el enemigo.

Entre estos soldados se encuentran Egor, a quien los compañeros de armas apodan cariñosamente Brad Pitt, por un supuesto parecido con la estrella de Hollywood, y también Adrian, un chicarrón que supera el metro noventa de altura. Muestran con detalle los cráteres, los agujeros en el techo y las vigas maestras destrozadas por las fuerzas ucranianas.

Caminando, Adrian comienza su relato: “Ahí estaban las gradas; una parte estaba reservada para la prensa. Ahí, en cambio, estaban los establos, con los mejores caballos del país. El último ataque fue ayer. ¿Ves el agujero que han hecho los fascistas? Por el momento la situación está tranquila, pero hasta hace unas semanas aquí había una lluvia continua de bombas. Unas bombas fascistas que pretenden destruirnos. Somos un pueblo que lucha por la libertad, no terroristas. Los fascistas al servicio del imperialismo americano no nos derrotarán nunca”.

Sí, en la región minera del Donbass, donde se encuentra Donetsk, se habla constantemente de fascistas y terroristas. Los rebeldes consideran fascistas a los nacionalistas ucranianos, que tachan a los primeros de terroristas. Los rebeldes del Donbass, de cultura y lengua rusas y nostálgicos de la era soviética, ven en Vladimir Putin el modelo político a seguir.

Desde el inicio del conflicto, Moscú nunca ha ocultado su apoyo -oficialmente en el territorio no hay militares profesionales, pero llegan convoyes humanitarios con frecuencia- a la causa de los separatistas del Donbass, y hay muchos voluntarios rusos en la región luchando en primera línea contra el ejército ucraniano.

“Los fascistas echaron a Yanukovich** porque tuvo el valor de decir no al imperialismo estadounidense y su maquinaria de guerra, la OTAN. Somos rusos, venimos todos de Rusia y no podemos ni queremos decir adiós a nuestras raíces. Con la expulsión de Yanukovich nos dimos cuenta de que los estadounidenses se habían inmiscuido otra vez en lo que no les incumbe, con el beneplácito de los fascistas ucranianos”, dijo.

“Así que tomamos las armas y, derramando mucha sangre, hemos creado la República Popular de Donetsk. En Lugansk han hecho lo mismo. No sé si algún día nos anexionaremos a Rusia, como cuando existía la Unión Soviética, pero por el momento nos conformamos con no formar parte de Ucrania”, dice un apasionado Adrian.

El mito de la Unión Soviética vuelve a estar en boga en el Donbass. Por todas partes se encuentran banderas, carteles, ropa y pins con la hoz y el martillo. Las imágenes de la toma de Kiev y Berlín por parte del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial se repiten de diferentes maneras a lo largo de las amplias avenidas de Donetsk.

En aquellos tiempos, cuentan los hombres del batallón Vostok, las cosas eran diferentes. Había tanto dinero para los tratamientos y los medicamentos que era imposible gastarlo todo.

Apenas oye las dos palabras mágicas “Unión Soviética”, Egor interviene en la discusión: “Entonces la gente vivía mucho mejor. Tenía una pensión, un salario, nuestros padres trabajaban en las fábricas. Cuando Ucrania se independizó y comenzó a hacerlo todo por sí sola, la situación empeoró mucho: nada de dinero, ni de salarios, ni de pensión”.

“Aquí la gente sobrevivía, no vivía. Yo he cambiado varias veces de trabajo porque no tenía suficiente dinero. Siempre he tenido que luchar por un poco de dinero. A menudo a las personas que viven aquí las llaman cucarachas, porque las cucarachas pueden vivir en cualquier condición. Sí, así es como vive la gente aquí”.

Del mismo modo, cuando se menciona Ucrania, Egor no se contiene: “Yo no siento Ucrania como mi país porque en Ucrania todo es malo. ¿Cómo podemos querer a los ucranianos si no han hecho nada por nosotros? Estamos luchando por esto, y lo que estamos haciendo ahora es llevar a cabo el proceso de independencia”.

*La llamada Guerra del Este de Ucrania o del Donbass (una región oriental de Ucrania) comenzó el 6 de abril de 2014, cuando un grupo de manifestantes se apoderó de algunos edificios del gobierno en las provincias de Donetsk, Lugansk y Jarkov. Poco después dos repúblicas se proclamaron independientes: la República Popular de Donetsk (DPR) y la República Popular de Lugansk (LPR), reconocidas únicamente por Moscú y que se han unido en el denominado Estado Federal de la Nueva Rusia. Las dos repúblicas han sido clasificadas por el gobierno de Kiev como organizaciones terroristas. En Minsk, la capital de Bielorrusia, se llevan a cabo periódicamente negociaciones de paz bajo el auspicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

**Viktor Yanukovich, natural del Donbass, fue presidente de Ucrania del 25 de febrero del 2010 al 22 de febrero del 2014, cuando, como consecuencia de fuertes protestas en las calles por el acercamiento comercial de Ucrania a la Unión Europea (UE), tuvo que salir del país y refugiarse en Rusia. El 3 de octubre del 2014 obtuvo la nacionalidad rusa.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.