Planeta

Eslovenia desbordada por ola de migrantes

Eslovenia afronta la peor crisis migratoria europea desde la Segunda Guerra Mundial

AGENCIAS Actualizada 12/11/2015 a las 16:38    
.  AGENCIAS

. AGENCIAS

El esloveno Stanko Kovac se solidarizaba en cierta medida con los miles de migrantes que cruzan ríos helados, con el agua hasta el pecho, para ingresar a Eslovenia desde Croacia, pasando de día y de noche junto a su casa en la frontera. Hasta que empezaron a aplastar sus cosechas y a asustar a su ganado y sus gallinas.

“Son personas pobres obligadas a huir de la violencia, es una tragedia”, dijo Kovac junto a un establo en su tranquilo pueblo en las colinas. “Pero ya no podemos soportar esta imagen. Eslovenia se asfixia ante las llegadas”.

El mensaje de este granjero esloveno refleja la actitud general en el diminuto estado alpino de apenas dos millones de personas, que afronta la peor crisis migratoria europea desde la Segunda Guerra Mundial. El país, de mayoría católica, teme que pueda verse abrumado por refugiados en su mayoría musulmanes si la vecina Austria y Alemania, más al oeste, deciden detener el flujo masivo que llega desde los Balcanes.

La Unión Europea (UE) estima que tres millones más de personas llegarán a Europa durante el próximo año, y la paciencia de los eslovenos, tradicionalmente conocidos por su tolerancia, empieza a acabarse. El gobierno anunció el martes que levantaría una cerca para controlar las llegadas, si bien no para detenerlas por completo.

Aunque Eslovenia insiste en que no cierra su frontera a los migrantes —como hizo este verano la vecina Hungría— la limitación de un recorrido que han hecho unas 170 mil personas llegadas a Eslovenia desde mediados de octubre tendrá un efecto dominó en el llamado corredor de los migrante de los Balcanes, donde también están Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia y Croacia.

El invierno se acerca y ningún país en la ruta quiere quedarse con decenas de miles de migrantes intranquilos en su territorio.

El primer ministro esloveno, Miro Cerar, dijo que si la UE no encuentra pronto una solución para la crisis —con lo que se refiere a detener la llegada de personas a Grecia desde Turquía, las fronteras eslovenas “tendrán que defenderse con alambradas, policías y soldados”.

“Es fácil decir que la represión no es una solución, ¿pero qué se hace cuando entran en su casa uno detrás de otro?”, dijo. “Ningún país europeo permitirá una situación así. Hay algunos límites”.

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha visto bajo una creciente presión en su país para que reconsidere su política de abrirle las puertas a los migrantes y reduzca el volumen de llegadas. Alemania, que se espera haya recibido a hasta 1,5 millones de personas para Año Nuevo, ya ha restringido su política de refugiados, indicando que los afganos no podrán solicitar asilo y sólo los sirios tendrán oportunidad de conseguirlo.

Alemania y Austria reconsideran sus políticas, lo que cada vez hace más probable que se cumpla el peor escenario posible, con decenas de miles de migrantes, muchos con niños pequeños, varados en los Balcanes en medio de un invierno brutal.

“Si Austria o Alemania cierran sus fronteras, más de 100 mil migrantes quedarían atrapados en Eslovenia en pocas semanas”, dijo Cerar. “No podemos permitir que la catástrofe humanitaria tenga lugar en nuestro territorio”.

Sin embargo, los analistas señalan que cerrar las fronteras sólo aumentará el caos en los Balcanes, la principal ruta a Europa para escapar de la guerra y la pobreza en Oriente Medio, Asia y África.

“El cierre de las fronteras no es una solución, sólo pasa el problema a otro país”, dijo Charlie Wood, un trabajador humanitario estadounidense que intenta ayudar a los migrantes en su viaje a través de Eslovenia. “Si Eslovenia cierra su frontera, Croacia cerrará su frontera y entonces Serbia hará lo mismo, y así sucesivamente. Eso no evita que mueran bebés de frío”.

Los campos de refugiados de Eslovenia tenían previsto en un principio acoger a unos pocos cientos de personas al día. Ahora tienen problemas para ofrecer refugio y comida a una media de 6 mil personas al día. El gobierno ha advertido de que la cifra pronto podría alcanzar los 30 mil al día, ya que la llegada del frío no ha detenido las llegadas.

La semana pasada, miles de personas abarrotaban un campo de refugiados en Sentilj, en la frontera con Austria, muchos de ellos molestos por la lentitud de su viaje e insultando a los policías armados con ametralladoras que patrullaban fuera de la alambrada con mascarillas en la cara.

“No hemos comido ni bebido agua en 12 horas”, dijo Fahim Nusri, de Siria, que tuvo que pasar la noche en el campamento bajo el frío y la niebla con su esposa y sus dos hijos pequeños antes de que se les permitiera llegar a Austria. “Mi esposa y yo no somos un problema, pero ¿qué hay de nuestros hijos?”.

Cuando Hungría cerró su frontera con Croacia a mediados de octubre, miles de personas acudieron a Eslovenia en su lugar, muchos de ellos atravesando ríos de aguas gélidas, desesperados por continuar su viaje al oeste antes de que el clima se volviera aún más frío.

Todos pasaron por la casa de Kovac, dejando restos de basura y ropa en el campo contiguo.

“Tuvimos que llamar al ejército para que desinfectara la calle y nuestras casas”, comentó el granjero. “Son gente desesperada, pero ya basta”.

Croacia y Eslovenia negociaron después un acuerdo para transportar a migrantes y refugiados a través de sus fronteras en trenes, lo que llevó a unos desplazamientos más ordenados. Pero ahora que Eslovenia coloca barreras, el caos podría reanudarse.

“Si alguien cree que las cercas fronterizas detendrán nuestra marcha, se equivocan de verdad”, dijo Mohamed Sharif, estudiante de Damasco, mientras trataba de calentarse en una hoguera en el campo de Sentilj. “Sólo hará nuestro viaje más peligroso y mortal, pero no tenemos ningún lugar al que volver. Nuestro país y nuestros hogares están destruidos y estamos en Europa para quedarnos”.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.