RONALDINHO JUGÓ PERO NO CAMBIÓ LA CARA DEL EQUIPO

Gallos sin puntería

El club Querétaro perdió 1-0 contra Santos en la cancha del Estadio Corregidora

Actualizada 31/01/2015 a las 13:38    
.  CÉSAR COLUNGA

. CÉSAR COLUNGA



Gallos Blancos es una olla que pronto estallará, pues no encuentra la brújula y la presión crece para los jugadores y sobre todo para el técnico Ignacio Ambriz, de quien la afición queretana exigió a gritos su salida tras la derrota de 1-0 contra Santos Laguna en el Estadio Corregidora.
Los errores en la defensa y en el ataque llenan cada vez más el costal, que parece pronto a reventar. Al principio Santos tenía el dominio del balón, pero Gallos Blancos tuvo la primera oportunidad de peligro en los pies de Danilinho; una vez más el brasileño falló el mano a mano.
La jugada se originó con un trazo largo de la zaga, el volante “emplumado” ganó las espaldas de los centrales, pero al estar en frente del arquero Agustín Marchesín no supo qué hacer y mandó un tiro flojo para que el cancerbero recostara a su lado derecho, un error que terminó por costar más adelante. Gol fallado es gol en contra.
Querétaro insistió con Sinha, siendo el motor del equipo, pidiendo el balón, corriendo en toda la cancha, y también recibiendo faltas del cuadro santista.
Fue así como en un tiro de castigo cobrado por el creativo brasileño naturalizado mexicano mandó un centro preciso a la cabeza de Patricio Rubio, quien ganó el salto a los centrales para mandar el esférico al fondo de las redes, pero el árbitro Jorge Antonio Pérez anuló el tanto por una supuesta falta.
Después del vendaval “emplumado” Santos recuperó el esférico, con Javier Orozco tocaron por primera vez la puerta; en un contragolpe sorprendió mal parada a la defensa, al principio Gil Burón salvó en la línea, pero en la recuperación del balón Jesús Molina disparó desde afuera del área, el balón pegó en Ricardo Osorio para cambiar la trayectoria e incrustarse en la portería queretana. Santos ganaba 1-0 al minuto 34.
Otra vez Querétaro debía remar contracorriente, y en su afán por buscar el empate, otra vez la zaga hizo estragos, pero se salvaron del segundo tanto, ya que Diego Hernán González mandó el balón a un lado de la portería.
Los queretanos fueron despedidos entre abucheos por el flojo primer tiempo; “Nacho” Ambriz mandó al terreno de juego a su as bajo la manga, Edgar Pacheco, el volante que se ha convertido en un revulsivo en los segundos tiempos.
Rápidamente se hizo notar al minuto 52, filtró un buen balón al “Pato” Rubio, disparando de media vuelta, pero otra vez Marchesín aguantó hasta el último momento.
Ambriz echó toda la carne al asador con Ronaldinho al 60’, arropado con un grito de los 19 mil 341 fanáticos que asistieron al Estadio Corregidora.
Santos no se volvió loco, aguantó el marcador, cerrando los espacios para desesperar a Gallos Blancos en su búsqueda del empate.
En un contragolpe los laguneros estuvieron cerca del segundo con un tiro cruzado de Djaniny Tavares (quien ya había fallado una increíblemente), pero de milagro pegó en el poste y en el rebote cayó en las manos de Tiago Volpi.
La afición queretana, desesperada por el flojo accionar del equipo, empezó a gritar “¡fuera ‘Nacho! ¡fuera ‘Nacho’!” faltando cinco minutos para culminar el partido.
Todavía los queretanos tuvieron una jugada más con un disparo de volea de Ronaldinho que pegó en el pecho de Jesús Molina, aunque los jugadores pedían mano del contención lagunero.
Al final la Resistencia Albiazul empezó a cantar fuerte “que se vaya Nacho, no queremos más fracasos”, luego fue despedido con una rechifla.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.