FALLARON LOS TOROS DE FERNANDO DE LA MORA QUE LE TOCARON AL QUERETANO

“Juli” corta dos orejas y “Payo” una

09/11/2015 a las 06:00    
El maestro madrileño salió a hombros de la Plaza México.  AVG

El maestro madrileño salió a hombros de la Plaza México. AVG

Julián López “El Juli” fue el triunfador del mano a mano que sostuvo junto a Octavio García “El Payo”, al cortar dos orejas a los astados de Fernando de la Mora para salir a hombros por la puerta de cuadrillas de la Plaza de Toros México en la tercera corrida de la Temporada Grande 2015- 2016; por su parte, el diestro queretano rebanó un apéndice, aunque hay que destacar que los astados de su lote fueron deslucidos.
Gran ambiente generó el regreso del maestro madrileño al Coso Capitalino, luego de que el año pasado se ausentó, por lo que la afición capitalina respondió con una gran entrada en el tendido.
El coleta español estuvo en plan grande, con mucho sitio y dominio del ruedo.
Con el primero realizó una faena variada, muy lucida y bien estructurada, deleitando al respetable con pintorescos pases, pero perdió los premios al pinchar en un par de ocasiones, aunque escuchó una fuerte ovación.
En el segundo, “Ser de Luz”, “El Juli” toreó muy despacio, lo fue llevando de menos a más, sacándole varias tandas de derechazos templados a un astado que no tenía transmisión, pero el madrileño logró conectar con el tendido por la suavidad de su mano.
Julián demostró mucha valentía, se metió en los pitones del astado arriesgando el físico, quedándose bien firme en el ruedo, muy decidido, dejó la espada entera y trasera; la actuación solo era merecedora de una oreja, pero el juez de plaza, Jesús Morales, decidió otorgarle dos.
Con su último toro, “El Juli” rubricó la mejor faena del festejo, aprovechando las grandes condiciones de “Caporal”, ejecutando una faena de gran calado en el tendido, pero al tirarse a matar, pinchó en el primer viaje, pasaportándolo en el segundo intento, y ahora el juez no quiso darle un apéndice ganado por su actuación, dando una vuelta al ruedo.
Por su parte, el queretano Octavio García “El Payo” vivió varios apuros durante su actuación.
A su primer enemigo se lo protestaron por falta de trapío, pero el juez decidió dejarlo, y en el tercio de muleta sufrió un levantón al intentar un pase por la espalda que le causó un golpe en la nariz, nada de consecuencia; abrevió su actuación por la falta de raza del astado con un pinchazo y media estocada.
Con el segundo de su lote, el diestro salió decidido a no quedarse atrás de su rival, debido a que “El Juli” ya tenía dos apéndices en la bolsa; inició con una gran tanda de derechazos de rodillas en los medios que sacaron el óle de la afición.
“El Payo” llevó muy bien a su enemigo, que tenía recorrido por el pitón derecho, ejecutando varios pases que gustaron al público y redondeó la faena con un certero estoconazo para ser premiado con una oreja.
Y con el cierraplaza, otra vez se lo protestaron, pero ahora la autoridad sí decidió regresarlo a los corrales, y con el primer reserva (el séptimo toro del festejo), Octavio poco pudo hacer a un bicho que era complicado y derrotaba al pasar por la de “seda”, dejando sin opciones al coleta queretano; escuchó un aviso tras un pinchazo, media estocada y dos golpes de descabello.
Al terminar su actuación, “El Payo” salió frustrado por el poco juego que dieron los toros “se sueña tantos días con esto, y cuando no se da la cosa, pues poco se puede”, señaló.

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio


Twitter
Envía tu mensaje

Todos los derechos reservados. MEDIOS AQRÓPOLIS S.A. DE C.V. es la propietaria y/o licenciataria de los materiales publicados en este sitio.

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos, particularmente en algún otro sitio de internet o medio impreso, el uso de los contenidos de este sitio es solamente personal, quedando estrictamente prohibido un uso diferente a este.